Categoría: Moda

La amante de Manuel Bolaño

Creadores

La amante de Manuel Bolaño

El diseñador independiente Manuel Bolaño en el estudio de Barcelona
El diseñador independiente Manuel Bolaño en el estudio de Barcelona. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Introvertido y soñador. Detallista y perseverante. Fiel a sus principios y a sus amistades. Manuel Bolaño es barcelonés de alma gallega y esta situación, entre dos tierras, le ha permitido desarrollar su potente maquinaria creativa. Proveniente de una familia numerosa, de pequeño, Bolaño “quería ser matemático o diseñador” y finalmente tiró por lo segundo porqué “le influyó el ganchillo que hacía su abuela y el bordado de su madre”. La familia y las raíces gallegas las lleva en el corazón y estas dos técnicas artesanales configuran el alma de sus diseños ‘Prêt-à Couture’. 

‘Revês d’un voyage’ es la colección otoño-invierno 2013-2014
‘Revês d’un voyage’ es la colección otoño-invierno 2013-2014. Foto: Marc Gonzàlez Camps

A pie de cañón desde 2008 y después de un periodo de experimentación, Manuel Bolaño ha entrado en la madurez del diseño volviéndose más racional y menos impulsivo. Ahora es el caos cuadriculado y la creatividad encauzada con un fin concreto. Por eso, sus prendas “tienen un sentido y un significado concreto”. Nada se deja al azar. Para el diseñador “todo está inventado aunque confiesa tener varias referencias inspiradoras. El repertorio es amplio: Boudicca, Martin Margiela, Alexander McQueen, John Galliano, Viktor&Rolf… En clave nacional valora a Josep Font y a su amiga, Krizia Robustella, compañera del 080 Barcelona Fashion.

Dos maniquíes con los diseños de ‘Revês d’un voyage’
Dos maniquíes con los diseños de ‘Revês d’un voyage’. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Con múltiples proyectos de futuro -apertura de la tienda online, nuevos puntos de venta y expansión hacia el mercado asiático-, Manuel sigue “sin sentirse aferrado a ningún sitio” y mantiene el showroom de Barcelona como centro de operaciones. Hoy por hoy “solo se casaría con la vida”. ¿Y la moda? “Sería una amante, pero no pasajera porqué, a pesar de las dificultades, seguramente volvería a sus brazos”. Mientras ‘la vida’ no se entere…

El pequeño museo inspirador de Manuel Bolaño
El pequeño museo inspirador de Manuel Bolaño. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Bodegón Bolaño: taxidermia y maniquíes

El imaginario de Manuel Bolaño no conoce límites y en sel estudio de Barcelona atesora un pequeño templo de obras inspiradoras. El diseñador se declara fan de Alaska, del artista japonés Aida Makoto, de la fantasía de ‘El Mago de Oz’ y de las ilustraciones de Miguel Leal y Conrad Roset. Entre varios objetos de reminiscencias asiáticas –chinas e hindúes- llama la atención la atracción irracional de Bolaño por la taxidermia: pájaros disecados, cuernos de toro, huesos de camello y el cráneo de Dumbo, su gato. Una obsesión creativa más que enmarca con aromas de bosque o de catedral, dos de los perfumes que guarda en antiguos frascos.

Detalle de la entrevista
Detalle de la entrevista. Foto: Marc Gonzàlez Camps

En el showroom de Bolaño “el entorno de trabajo es siempre blanco inmaculado” con algunas imágenes de vírgenes y rosarios en los pomos de las puertas para alejar el mal fario –una tradición que seguía su abuela-. En la vitrina principal, al lado de su mesa de trabajo, exhibe como trofeos su colección de Barbies, herencia de sus primas. No sabe cuántas tiene –más de cincuenta- pero si posee una original de 1961 y otra valorada en más de 500 euros. No las viste ni las desviste, tampoco les hacer ropa porqué “no le gustaría estropear sus trajes originales”. ¡Sacrilegio! Mirando las maniquís, Manuel Bolaño me confiesa un secreto de pasarela. “En mis desfiles tienen que trabajar conmigo Laura McCone y Carla Crombie”. Dos modelos que aprecia y les dedica los mejores looks. “Si no están ellas no desfilo, soy así de tajante”.

Colección de Barbies, herencia de las primas de Manuel Bolaño
Colección de Barbies, herencia de las primas de Manuel Bolaño. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Muchas son las que presumen con orgullo de tener un Bolaño en casa -hasta la mismísima Lady Gaga le encargó un vestido- pero al diseñador le queda pendiente una famosa para vestir: Helena Bonham Carter. “Me gustaría que asistiera a la presentación de una colección con un diseño mío”. Evidentemente no estaría en el front row, “sino escondida entre la multitud, esperando a ser descubierta”. Un sueño más de este diseñador de naturaleza bittersweet.

Manuel Bolaño con dos modelos de su colección de Barbies. La que sostengo es una original del 61.
Manuel Bolaño con dos modelos de su colección de Barbies. La que sostengo es una original del 61. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Agradecimientos:

Agencia: Concept Agency

Suite 13, elegancia sostenible

Creadores

Suite 13, elegancia sostenible

Elena, Alexia y Maria son las diseñadoras de Suite 13
Elena, Alexia y Maria son las diseñadoras de Suite 13. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Elena, Alexia y María son “tres almas en una” y Suite 13 es su nuevo lienzo de expresión en el que canalizan su particular manera de entender la moda. Nacida hace unos meses en la capital catalana, esta nueva marca se posiciona dentro del sector ecológico aunque reivindica, a diferencia de sus competidoras, la elegancia del buen vestir con modelos femeninos, de líneas relajadas y aires románticos. Chic francés con etiqueta barcelonesa: una potente alianza comercial.

Suite 13 es ropa ecológica, elegante y exclusiva.
Suite 13 es ropa ecológica, elegante y exclusiva.

Diseño consciente

Suite 13 surgió entre Pamplona, Tudela y Palma de Mallorca, origen de las tres diseñadoras que actualmente residen en la ciudad condal. Son amigas y compañeras de trabajo desde hace años y en 2012 decidieron cumplir un sueño en común: “el de sacar hacia delante una marca que fusionara nuestras inquietudes” detalla Elena. Las tres creadoras hacen bandera de una nueva manera de vestir alejada del mass market impuesto de las grandes cadenas para ofrecer el otro espectro del abanico: prendas de diseño, éticas y exclusivas producidas en pequeños talleres de Barcelona. La verdadera diferenciación es que la ropa de Suite 13 “está pensada para una ocasión especial” explica María. Una boda, un bautizo, una celebración… “cualquier ocasión es válida para lucir una prenda de esta firma” concluye Elena.

Detalles de algunos complementos de la colección
Detalles de algunos complementos de la colección. Foto: Marc Gonzàlez Camps

‘Three Souls in One’, la carta de presentación

Precisamente, en la colección debut de Suite 13 se perciben de forma sutil los estilos de cada diseñadora. “María es sobria y minimalista, Elena es más ‘rockera’ y yo soy excesivamente romántica” comenta Alexia. Unas veinte piezas componen ‘Three Souls in One’ elaborada de forma artesanal a partir de tejidos sostenibles y fibras orgánicas. Destaca la utilización de la seda no violenta “aquella en la que el animal no sufre ningún maltrato” argumenta María. Un valor añadido más y de reflexión de los procesos habituales de obtención de este tejido.

Lookbook de la primera colección: 'Three Souls in One' de Suite 13.
Lookbook de la primera colección: ‘Three Souls in One’ de Suite 13.

En la colección, abundan las faldas, las camisas románticas, las túnicas baby doll y los vestidos de patrones más anchos. La gama de color se mueve entre los nudes y empolvados y un clásico: el binomio blanco-negro con algún metalizado. El espíritu de los años 20 se impregna en la mayoría de prendas aunque sus diseños son atemporales. Especial atención merecen los detalles, presentes en la mayoría de prendas: las pailletes, las cuentas, los estampados dulces y los lacitos –el toque de Alexia-. “La próxima colección sigue una línea de continuidad con la primera” explica María. En este sentido, se añadirán nuevas prendas con bordados, trencitas y otros estampados gráficos y también “nuevos colores como el gris piedra o el aguamarina” detalla Alexia.

Recortes de telas de la nueva temporada. Diseños de inspiración romántica.
Recortes de telas de la nueva temporada. Diseños de inspiración romántica. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Una alianza a largo plazo

Actualmente Suite 13 tiene una tienda física –situada en Palma de Mallorca-, algunos puntos de venta en Barcelona y comercializa online. La dedicación no es a tiempo parcial pero no parece ser un obstáculo para Elena, Alexia y María que continúan apostando por el trabajo en equipo en el futuro. “Nuestro lema es ir poco a poco moviéndonos por las zonas que conocemos” comenta Elena. “Sin prisa pero sin pausa y sobretodo, sin imposiciones” continua Alexia. Al fin y al cabo, “la moda es nuestra pasión y queremos disfrutarla a nuestro ritmo” concluye María.

En el showroom de Suite 13 con Maria Almenar
En el showroom de Suite 13 con Maria Almenar. Foto:Marc Gonzàlez Camps

 

Little Lia, la nueva faceta de Beth

Creadores Eventos

Little Lia, la nueva faceta de Beth

Beth presenta Little Lia, su nueva faceta como diseñadora de moda.
Beth presenta Little Lia, su nueva faceta como diseñadora de moda.

Cantante, actriz, blogger, madre y ahora diseñadora de moda.  ¡A Beth no se le resiste nada! Atrás quedaron los concursos televisivos, la experiencia eurovisiva, las canciones teledirigidas y la popularidad en masa. El paso del tiempo le ha sentado bien a la cantante de Súria que se ha sabido reinventar y ha apostado por las raíces de su tierra y las actuaciones de pequeño formato más intimistas.

Mantitas, baberos y sujeta-chupetes, Little Lia es una línea exclusiva de estos tres productos
Mantitas, baberos y sujeta-chupetes, Little Lia es una línea exclusiva de estos tres productos

Ahora Beth da un paso más allá debutando en el mundo del diseño con una línea de complementos infantiles inspirada en su hija Lía. “De la unión entre tres generaciones: abuela, madre e hija nace Little Lia me comenta sonriente en la presentación oficial de la marca en el 080 Barcelona Fashion. “Mi madre me ayuda a coser, yo compro las telas y mi hija es mi musa” detalla. Simpática y cercana, Beth habla sin tapujos y explota astutamente su imagen naíf con cierto halo retro que tanto le funcionó en su último disco ‘Segueix-me el fil’. La dulzura personificada en una firma que refleja su personalidad.

La hija de Beth, Lia con varios modelos de la colección. Imágenes extraídas de Little Lia
La hija de Beth, Lia con varios modelos de la colección. Imágenes extraídas de Little Lia

Mantitas, baberos y sujeta-chupetes, Little Lia es una línea exclusiva de estos tres productos. Toda la producción está creada, diseñada y cosida a mano en casa. Amor, familia y artesanía en una sola marca. La colección se caracteriza por telas, cintas y botones de estampados románticos (flores, cuadros vichy, animalitos…) de estilo vintage adquiridos en mercadillos y mercerías de Londres, Nueva York y Barcelona. Beth huye de los tópicos: “estaba aburrida de asociar el color rosa para niñas y el azul cielo para niños. “¿Porqué no romper moldes?” añade sin perder las formas.

Beth combina Little Lia con la música y el teatro
Beth combina Little Lia con la música y el teatro

Para Beth, Little Lia es una nueva experiencia a tiempo parcial” porqué entre hilos y puntadas, la cantante prepara las canciones de su nuevo trabajo que se publicará en primavera sin dejar de lado la interpretación. Música, teatro y moda para una auténtica todoterreno. 

 

Ecoology, piensa en verde

Creadores

Ecoology, piensa en verde

Eva García, emprendedora y actual propietaria de Ecoology
Eva García, emprendedora y actual propietaria de Ecoology. Foto: Xènia Ferrer

Emprendedora, entusiasta y ecológica. Hablar de Eva García es referirse intrínsecamente a Ecoology. Creadora y marca son una misma alma, un reflejo de la personalidad y unos principios enraizados en el reciclaje, las fibras naturales y la sostenibilidad. Esta pionera del eco-fashion reivindica desde Barcelona una nueva manera de vestir compatible con el respeto al medioambiente y sin renunciar a la calidad. Ecoology es diseño y ecología en una misma prenda. Una filosofía think green que se construye como alternativa al fast fashion y a los actuales hábitos de producción y consumo ‘eco-ilógicos’.

Ecoology también es digital: la ropa se comercializa en Internet y en tiendas exclusivas –cuatro puntos de venta en Barcelona, Girona y Madrid-. Producción artesanal y bajo demanda. Dos años en el mercado y la firma de Eva García sigue mirando al norte, en diseñadores inspiradores como Stella McCartney -la reina del eco-chic– o la feminidad de Diane Von Fürstenberg. Ella es cool a consciencia.

Las prendas están hechas con tejidos ecológicos, orgánicos y naturales
Las prendas están hechas con tejidos ecológicos, orgánicos y naturales. Foto: Xènia Ferrer

Ecoology cumple dos años y ahora te eriges cómo única empresaria al frente de la marca… ¿Te gusta sentarte en el trono?

¡Sí! Ahora soy la única que tira de Ecoology, un proyecto fundado a finales de 2010 por cuatro socias. Mi compañera Carmen se fue a vivir al extranjero –a Cuba- y ahora quedo yo al mando. En esta etapa me he dado cuenta que soy más fuerte de lo que me pensaba porqué creo en lo que estoy haciendo, me gusta y lo estoy tirando hacia delante. Ahora quiero hacerlo más grande.

Mujer de armas tomar…

Yo sigo mi camino. Desde pequeña he querido ser empresaria y tener mi propio negocio. En Ecoology tengo esa oportunidad.

¿Cuáles son los nuevos proyectos?

Actualmente he cumplido un sueño que es tener mi propio espacio en la tienda Coshop de Barcelona. Aquí conviven varias marcas y diseñadores sostenibles con el medio ambiente. Todos producen en Barcelona y comparten los mismos valores éticos. En un futuro, también me gustaría aportar algo a la comunidad colaborando en proyectos sociales.

Algodón, bambú, lana, lino, tejido de leche o de alga... son algunas de las materias primas.
Algodón, bambú, lana, lino, tejido de leche o de alga… son algunas de las materias primas. Foto: Xènia Ferrer

Utilizas materias primas naturales como el tencel, el algodón, el bambú, la lana o el lino… ¿En qué nuevos tejidos orgánicos estás trabajando?

Ahora también trabajo con el tejido de alga –se mezcla algodón y se crea una fibra híbrida- y espero las últimas novedades: ¡los tejidos de ortiga, soja y leche!

En el futuro, ¡vestiremos con fibras de algas, ortigas, soja y leche!

Seguramente. Cada vez se apuesta más por la investigación de fibras naturales. Es un mundo que está en los inicios y tiene un futuro muy prometedor siempre y cuando haya dinero e interés para que se siga desarrollando.

Ecoology fue pionera en potenciar la moda sostenible. En dos años, ¿el mercado español ha cambiado el chip?

Poco a poco. Aún existe desconocimiento y no hay la misma cultura que en los países nórdicos. Nosotras hemos marcado uno de los inicios en el sector y en dos años, la sensibilidad y el interés por la moda eco ha ido in crescendo. Prueba de ello es que han aparecido muchas marcas sostenibles y plataformas que las respaldan. Es el caso de ‘Slow Fashion from Spain’ que da apoyo a los diseñadores eco-fashion. Cuando Ecoology surgió no existía nada de todo esto, empezábamos desde cero.

En la tienda Coshop de Barcelona, un punto de comercialización de Ecoology
En la tienda Coshop de Barcelona, un punto de comercialización de Ecoology. Foto: Xènia Ferrer

Los 90’s fue la década de la ecología y la sostenibilidad. ¿Crees que “lo eco” es una nueva tendencia pasajera?

La moda ecológica viene para quedarse: ya no es una tendencia, sino una necesidad global. Hubo una concienciación en los 90 pero se quedó allí empantanado. Ahora el respeto real al medio ambiente se extiende en más sectores como la cosmética, la gastronomía, la automoción… Pienso que somos consumistas por naturaleza, no podemos evitar comprar, comprar i comprar. Así que vamos a hacerlo de la manera más coherente posible sin perjudicar a nuestro planeta o minimizando daños. Por eso, para mí la moda eco es sentido común.

Muchas veces se asocia la moda como algo banal o superficial. ¿Cómo vinculas la ecología con el sector?

Banal no es la moda, son las personas. Los fashionistas pueden ir locos buscando la prenda de la semana. Para mí eso es superficial aunque respeto la gente que vive a la caza de las últimas tendencias. Yo soy feliz haciendo lo que hago porqué va acorde con mi personalidad. Por lo tanto, intentar ofrecer mi marca a este tipo de gente es perder el tiempo porqué a lo mejor les importa un comino los valores y la historia que hay detrás de Ecoology.

Detalle de una bufanda Ecoology.
Detalle de una bufanda Ecoology. Foto: Xènia Ferrer

¿Y cuáles son esos valores basados en tus principios?

Ecológico, natural, reciclado y además que esté hecho en Barcelona. En Ecoology se respeta al medio ambiente y toda la cadena de producción y fabricación. Son prendas que se han hecho de una forma limpia. Estos son mis valores que transmito en la marca y mis clientes se sienten identificados con ellos.

¡Estás echa una eco-fashion! 

Me siento bastante identificada –sonríe-. Siempre miro las etiquetas de los productos para ver el material, el tejido, el origen de fabricación…  Muchas veces no me he comprado una prenda porqué no estaba de acuerdo con la etiqueta. Creo que es muy importante saber de dónde viene la ropa y que implica lo que llevas. Puestos a consumir yo prefiero comprar cosas de mi entorno para ayudar a la comunidad. En crisis lo necesitamos más que nunca.

Maria Almenar (entrevistadora) con Eva García (entrevistada). Vestidas de Ecoology
Maria Almenar (entrevistadora) con Eva García (entrevistada). Vestidas de Ecoology. Foto: Xènia Ferrer

 

Entrevista: Maria Almenar

Fotos: Xènia Ferrer

Espacio: Coshop. Carrer de Banys Vells, 9. Barcelona

 

Lakerie, Nails&Fun

Shopping

Lakerie, Nails&Fun

Gloria (madre) y Cristina (hija) son las creadoras de Lakerie, un auténtico bar nail en Barcelona
Gloria (madre) y Cristina (hija) son las creadoras de Lakerie, un auténtico bar nail en Barcelona. Foto: Jordi Domènech

Un enorme esmalte carmesí de la marca OPI –número 1 en ventas- se desparrama delante de Lakerie. Una señal daliniana que anuncia un salón de uñas poco convencional.  Gloria y Cristina son interioristas, pasión que comparten con el culto a las manicuras y pedicuras. Madre e hija regentan desde octubre, este nail bar en pleno barri de Sant Gervasi de Barcelona. Camaleónicas y pluriempleadas, Gloria y Cristina se dejan literalmente las uñas para potenciar un negocio enfocado a combinar la profesionalidad con capas de diversión en un ambiente ecléctico y desenfadado inspirado en los centros de Nueva York, París y Milán.  En Lakerie “el color es vida” y las uñas son, más allá de un complemento de moda, una forma de expresión. Una experiencia Nails&Fun que seduce cada vez a más adeptos entusiasmados en decorar sus manos.

Un enorme esmalte avisa que Lakerie no es un salón de uñas convencional.
Un enorme esmalte avisa que Lakerie no es un salón de uñas convencional. Fotos: Jordi Domènech

Lakerie es un salón de inspiración europea y neoyorkina…

Gloria- Esa fue la idea inicial. En Milán, Nueva York, París, Londres… hay un auténtico culto por las uñas y me di cuenta- en uno de sus viajes en ferias de interiorismo- que este fenómeno aún no se había generalizado en Barcelona. ¿Cómo podía ser, si somos una ciudad 100% europea? Ahí le planteé el reto a Cristina y decidimos montar un negocio especializado en el cuidado de las manos y los pies, aquí en el barrio de Sant Gervasi.

Como interioristas, la decoración no se podía dejar al margen…

Cristina- ¡Es nuestra otra pasión! Hemos creado un espacio de estilo neoyorkino clásico con un punto divertido para crear un ambiente fresco y relajado. Jugamos con los contrastes y combinamos butacas modernas de de exteriores con sillas vintage recuperadas de los abuelos de mi madre. En la entrada jugamos con el color con cañas de bambú – dicen que trae buena suerte- y un marco dónde se encuentra todas las tonalidades de esmaltes y fotos inspiradoras.

En Lakerie se crea un ambiente ecléctico y desenfadado.
En Lakerie se crea un ambiente ecléctico y desenfadado. Foto: Jordi Domènech

Lakerie es un Nail Bar ¿Por qué es especial?

Gloria- Lakerie es un espacio íntimo y desenfadado donde mimamos cada detalle: desde la decoración hasta la elección del personal.

Cristina- Queríamos ir más allá de los salones de uñas express y en serie, cabinas cerradas y trato frío. Todo lo contrario, ¡no queríamos que esto se convirtiera en una máquina! Aquí, las clientas vienen con sus amigas, se dejan asesoran y disfrutan del servicio mientras se toman ¡un café o un gintonic! Tenemos carta de cócteles…

Así, los clientes salen más que contentos…

Gloria- Es lo que queremos y los servicios complementarios son un valor añadido. La gente ahora es lo que busca.

¿Vivir una nueva experiencia?

Cristina- Exactamente. Procuramos ofrecer una experiencia. Tenemos servicios especiales como las ‘After Works’ y las ‘Beauty Party’s. Estos últimos son eventos pensados para despedidas de soltera o fiestas de cumpleaños dónde cerramos el local -para un máximo de 10 personas- y ponemos videoclips y música. Ahí ofrecemos catering y bebidas mientras maquillamos y hacemos las uñas. ¡Así salen bien guapas de fiesta!

El color es vida y en Lakerie tienen toda la paleta para decorar las uñas
El color es vida y en Lakerie tienen toda la paleta para decorar las uñas. Foto: Jordi Domènech

¿Los esmaltes son hoy en día lo que antes era la barra de labios? ¿Un básico?

Cristina- Totalmente de acuerdo. Enseñamos siempre las manos y dice mucho de una persona como lleva la manicura. Es un complemento más de moda y no tiene porqué combinar con el look.

Gloria- En Nueva York si llevas las uñas mal pintadas o desarregladas te consideran una pordiosera. Lo estropea todo, por muy bien vestida y maquillada que vayas. Y en verano, con los pies se ve más… ¡Me fijo a todas horas!

Definitivamente ha pasado la moda de las uñas grunge…  ¿Qué es lo más it?

Cristina- ¡De todo un poco pero para nada los colores discretos! Ahora se lleva el nail art –estampados de dibujos-, el esmalte de un color menos una uña en cada mano que se pinta con purpurina, la manicura por tonalidades de una misma gama, la francesa bicolor en tonos chillones, uñas de diferente color –esto es lo último en Australia, el craquelado –con relieve-… La paleta a la carta, ellas deciden qué quieren que les hagamos.

Panorámica de la zona de pedicuras de Lakerie.
Panorámica de la zona de pedicuras de Lakerie. Foto: Jordi Domènech

 

¿Cómo son las uñas de las barcelonesas?

Gloria- Muy clásicas –se ríe- Les cuesta salir de la manicura francesa y los esmaltes rosas, rojos o marrones. Prefieren el acabado mate que los brillos y les cuestan los tonos nacarados. ¡Con lo bonitas que son las purpurinas! Luego me lo ven puesto a mí y algunas se atreven a innovar. ¡Los colores y los acabados no tienen edad!

Por cierto, ¿cortas o largas?

Gloria- Esto depende de las preferencias, de la gente con qué te muevas o del origen o cultura de cada país más que de la moda. Aquí me piden las uñas muy cortas, redondeadas y de tonos pastel aunque los colores atrevidos van escalando posiciones.

Lakerie es un nail bar de inspiración europea y neoyorkina.
Lakerie es un nail bar de inspiración europea y neoyorkina. Foto: Jordi Domènech

 

Y los hombres, ¿se apuntan a la ‘uñamanía’?

Cristina- Cada vez hay más hombres que se hacen tratamientos para las manos y los pies: Masajes, spa antiaging, exfoliantes, limpieza, cremas… Aunque no se las pintan,  de momento.

Demasiado indie para la mayoría… ¿Cómo veis vuestro futuro?

Gloria- Con optimismo y mucho color.

…Color is life. 

La periodista Maria Almenar con la manicura semipermanente en color 'Big apple red' de OPI.
La periodista Maria Almenar con la manicura semipermanente en color ‘Big apple red’ de OPI. Foto: Jordi Domènech

Lakerie: C/Laforja 85,  Barcelona

Pau Esteve: “En Berlín los diseñadores no son tan egocéntricos”

Shopping

Pau Esteve: “En Berlín los diseñadores no son tan egocéntricos”

Pau Esteve es diseñador barcelonés exiliado en Berlín. Con dos modelos de su última colección.
Pau Esteve es diseñador barcelonés exiliado en Berlín. Con dos modelos de su última colección. Foto: Jordi Domènech

Intuitivo y experimental. Vitalista y espontáneo. De raíces barcelonesas, corazón berlinés y espíritu libre. Pau Esteve descubrió en la treintena la pasión por la moda. Quizás algo tarde para la mayoría, pero no para este diseñador freestyle, amante de los mercadillos y los rastros dónde expone, en su boutique itinerante, los últimos diseños de una colección ecléctica. En PAUESTEVE, el género se diluye en formas y materiales que aceptan ambos sexos. La androginia en su máxima expresión. Pau cree en la fusión de talentos, la creación de sinergias y las performances híbridas dónde la moda se transforma en música, teatro o danza. “Existen posibilidades más transgresoras que la pasarela”, afirma. Con Pau, todo es posible.

Visito la pop up de Pau Esteve en un ático de la Barceloneta. En cuatro horas de exposición ha vendido prácticamente toda la colección…

Pau Esteve lleva el estilo andrógino a su máxima expresión
Pau Esteve lleva el estilo andrógino a su máxima expresión.

De pequeño ya apuntabas maneras…

La moda siempre ha sido mi gran pasión aunque la tenía latente. Trabajé durante 10 años de animador de eventos y fiestas. Siempre he sido muy payaso y entonces esta vida me llenaba.

Hasta que…

Sí, hay un punto y de inflexión. Mi madre me regaló una máquina de coser y ya no hubo ojos para otra cosa. De manera autodidacta diseñé una primera colección: me acuerdo que era muy femenina y retro, inspirada en las pin-ups clásicas.  Tenía casi treinta años cuando empecé con este mundo pero me daba absolutamente igual. Ahora es mi vida, absolutamente.

¿Por qué te marchaste a Berlín?

Aprendí las técnicas de la costura y el patronaje en Barcelona pero vi que costaba dedicarse al sector sin tener una carrera. No quería perder más tiempo y me fui a Berlín a hacer las prácticas con la marca Blütezeit Berlin y a descubrir nuevas perspectivas.

¿Y qué descubriste?

Una nueva forma de vida y de interactuación con el sector. En Berlín hay otro concepto de moda y una sensibilidad más desarrollada que aquí parece que ahora empieza a llegar aunque de forma descafeinada.

Un piso se convierte en cuatro horas en una improvisada pop up
Un piso se convierte en cuatro horas en una improvisada pop up. Foto: Jordi Domènech

¿Cómo qué? Cuenta, cuenta…

En Berlín hay mucha movida underground y el concepto de tienda -como espacio permanente dónde exponer y esperar a qué la gente te compre- está en desuso. Se imponen los mercadillos y los encuentros de moda entre diseñadores. Yo asisto a unos cuantos como el Mauerpark –el parque del Muro-, Prinzessinengarten, TrendMafia Designermarkt, Voodoo Markt… Son mercadillos y rastros dónde se crea un centro neurálgico del diseño y la creatividad. Allí están expuestos la mayoría de creadores independientes atendiendo personalmente a los clientes.

Como auténticas ‘boutiques de mercado’…

Exactamente. Expones en cada mercadillo las últimas prendas de ropa, asesoras al cliente, intercambias opiniones –eso te permite conocer al público, las preferencias y la demanda real- y dialogas sobre la situación de la moda con el resto de diseñadores.

¿Y no te asusta estar rodeado de competidores?

Hay competencia en todas partes pero en Berlín los diseñadores no son tan egocéntricos. Allí se crean sinergias y cada uno está dispuesto a colaborar con el otro. Se tiende a unir el talento, no a separarlo. La filosofía es “Si a ti te va bien, a mí también” y eso me hizo flipar.

Pau Esteve cree en la unión de talentos y sinergias entre diseñadores
Pau Esteve cree en la unión de talentos y sinergias entre diseñadores Foto: Jordi Domènech

Proximidad, atención personalizada… ¿Cuáles son tus otros puntos fuertes?

Mis colecciones son abiertas, se renuevan constantemente y, produzco muchas veces, en función de la demanda. Cada semana hay nuevos diseños y son exclusivos –existe una sola talla de cada modelo-. Diseño ropa para hombre y mujer aunque es todo muy unisex porqué en verdad, en PAUESTEVE, el género se difumina…

Estilo andrógino…

Totalmente. Por norma general, sigo un patronaje masculino. En vestidos, por ejemplo, me gusta diseñar líneas y formas más rectas en la parte superior y más redondeado en la inferior. Están pensados para llevar con un cinturón para perfilar las curvas femeninas aunque yo los he bautizado como vestidos afterdinner porqué luego de comer las mujeres pueden ir más anchitas sin ataduras.

En hombre me sorprende ver tul, transparencias y encaje. ¿Los feminizas?

Forma parte de este estilo unisex. Lo masculino es femenino y viceversa. Me gusta apostar por materiales hasta ahora reservados generalmente a la ropa de mujer. El cuerpo del hombre es igual de bello, ¿porqué no mostrarlo? En Alemania los hombres son más atrevidos, aquí cuesta más salirse del algodón y los colores oscuros.

Precisamente en tus diseños predomina el negro ¿por qué?

Es un eterno básico y forma parte de este universo entre punk y gótico que se lleva más en el norte de Europa. En mis colecciones la música también me inspira: grupos y melodías más oscuras que cuentan historias dramáticas de amor y odio.

Bocetos de la última colección "Carnaza" de Pau Esteve
Bocetos de la última colección “Carnaza” de Pau Esteve

¡Eres un neo-romántico!

Si, supongo… -se ríe-.

¿Cómo afrontas tu futuro?

¡Uff! ¡Tengo muchos proyectos en mente! Con ganas, por supuesto. Después de toda la experiencia de Berlín he cogido la suficiente confianza para expandir mi marca más allá: a más países europeos. Quiero volver a Barcelona y abrir mercado en España pero no quiero ser un diseñador de pasarela. ¡Eso lo tengo claro!

¿Por qué?

La pasarela está desfasada, es algo que ya tenemos que olvidar. La moda en general sigue unos patrones muy rígidos. Va de moderna y transgresora y en el fondo es muy clásica. Mis colecciones no quiero que las lleve un maniquí. Quiero personas que sientan mi ropa y transmitan emociones. Yo soy partidario de apostar por nuevos formatos como los espectáculos que mezclan varias disciplinas. ¿Por qué no unir moda con teatro? o ¿Moda con música? Tengo muchas ideas en mente pero de momento, son secretas.

En PAUESTEVE, el encaje, el tul y las transparencias son para hombre y mujer
En PAUESTEVE, el encaje, el tul y las transparencias son para hombre y mujer. Foto: Jordi Domènech