Categoría: Moda

Ecoology, piensa en verde

Creadores

Ecoology, piensa en verde

Eva García, emprendedora y actual propietaria de Ecoology
Eva García, emprendedora y actual propietaria de Ecoology. Foto: Xènia Ferrer

Emprendedora, entusiasta y ecológica. Hablar de Eva García es referirse intrínsecamente a Ecoology. Creadora y marca son una misma alma, un reflejo de la personalidad y unos principios enraizados en el reciclaje, las fibras naturales y la sostenibilidad. Esta pionera del eco-fashion reivindica desde Barcelona una nueva manera de vestir compatible con el respeto al medioambiente y sin renunciar a la calidad. Ecoology es diseño y ecología en una misma prenda. Una filosofía think green que se construye como alternativa al fast fashion y a los actuales hábitos de producción y consumo ‘eco-ilógicos’.

Ecoology también es digital: la ropa se comercializa en Internet y en tiendas exclusivas –cuatro puntos de venta en Barcelona, Girona y Madrid-. Producción artesanal y bajo demanda. Dos años en el mercado y la firma de Eva García sigue mirando al norte, en diseñadores inspiradores como Stella McCartney -la reina del eco-chic– o la feminidad de Diane Von Fürstenberg. Ella es cool a consciencia.

Las prendas están hechas con tejidos ecológicos, orgánicos y naturales
Las prendas están hechas con tejidos ecológicos, orgánicos y naturales. Foto: Xènia Ferrer

Ecoology cumple dos años y ahora te eriges cómo única empresaria al frente de la marca… ¿Te gusta sentarte en el trono?

¡Sí! Ahora soy la única que tira de Ecoology, un proyecto fundado a finales de 2010 por cuatro socias. Mi compañera Carmen se fue a vivir al extranjero –a Cuba- y ahora quedo yo al mando. En esta etapa me he dado cuenta que soy más fuerte de lo que me pensaba porqué creo en lo que estoy haciendo, me gusta y lo estoy tirando hacia delante. Ahora quiero hacerlo más grande.

Mujer de armas tomar…

Yo sigo mi camino. Desde pequeña he querido ser empresaria y tener mi propio negocio. En Ecoology tengo esa oportunidad.

¿Cuáles son los nuevos proyectos?

Actualmente he cumplido un sueño que es tener mi propio espacio en la tienda Coshop de Barcelona. Aquí conviven varias marcas y diseñadores sostenibles con el medio ambiente. Todos producen en Barcelona y comparten los mismos valores éticos. En un futuro, también me gustaría aportar algo a la comunidad colaborando en proyectos sociales.

Algodón, bambú, lana, lino, tejido de leche o de alga... son algunas de las materias primas.
Algodón, bambú, lana, lino, tejido de leche o de alga… son algunas de las materias primas. Foto: Xènia Ferrer

Utilizas materias primas naturales como el tencel, el algodón, el bambú, la lana o el lino… ¿En qué nuevos tejidos orgánicos estás trabajando?

Ahora también trabajo con el tejido de alga –se mezcla algodón y se crea una fibra híbrida- y espero las últimas novedades: ¡los tejidos de ortiga, soja y leche!

En el futuro, ¡vestiremos con fibras de algas, ortigas, soja y leche!

Seguramente. Cada vez se apuesta más por la investigación de fibras naturales. Es un mundo que está en los inicios y tiene un futuro muy prometedor siempre y cuando haya dinero e interés para que se siga desarrollando.

Ecoology fue pionera en potenciar la moda sostenible. En dos años, ¿el mercado español ha cambiado el chip?

Poco a poco. Aún existe desconocimiento y no hay la misma cultura que en los países nórdicos. Nosotras hemos marcado uno de los inicios en el sector y en dos años, la sensibilidad y el interés por la moda eco ha ido in crescendo. Prueba de ello es que han aparecido muchas marcas sostenibles y plataformas que las respaldan. Es el caso de ‘Slow Fashion from Spain’ que da apoyo a los diseñadores eco-fashion. Cuando Ecoology surgió no existía nada de todo esto, empezábamos desde cero.

En la tienda Coshop de Barcelona, un punto de comercialización de Ecoology
En la tienda Coshop de Barcelona, un punto de comercialización de Ecoology. Foto: Xènia Ferrer

Los 90’s fue la década de la ecología y la sostenibilidad. ¿Crees que “lo eco” es una nueva tendencia pasajera?

La moda ecológica viene para quedarse: ya no es una tendencia, sino una necesidad global. Hubo una concienciación en los 90 pero se quedó allí empantanado. Ahora el respeto real al medio ambiente se extiende en más sectores como la cosmética, la gastronomía, la automoción… Pienso que somos consumistas por naturaleza, no podemos evitar comprar, comprar i comprar. Así que vamos a hacerlo de la manera más coherente posible sin perjudicar a nuestro planeta o minimizando daños. Por eso, para mí la moda eco es sentido común.

Muchas veces se asocia la moda como algo banal o superficial. ¿Cómo vinculas la ecología con el sector?

Banal no es la moda, son las personas. Los fashionistas pueden ir locos buscando la prenda de la semana. Para mí eso es superficial aunque respeto la gente que vive a la caza de las últimas tendencias. Yo soy feliz haciendo lo que hago porqué va acorde con mi personalidad. Por lo tanto, intentar ofrecer mi marca a este tipo de gente es perder el tiempo porqué a lo mejor les importa un comino los valores y la historia que hay detrás de Ecoology.

Detalle de una bufanda Ecoology.
Detalle de una bufanda Ecoology. Foto: Xènia Ferrer

¿Y cuáles son esos valores basados en tus principios?

Ecológico, natural, reciclado y además que esté hecho en Barcelona. En Ecoology se respeta al medio ambiente y toda la cadena de producción y fabricación. Son prendas que se han hecho de una forma limpia. Estos son mis valores que transmito en la marca y mis clientes se sienten identificados con ellos.

¡Estás echa una eco-fashion! 

Me siento bastante identificada –sonríe-. Siempre miro las etiquetas de los productos para ver el material, el tejido, el origen de fabricación…  Muchas veces no me he comprado una prenda porqué no estaba de acuerdo con la etiqueta. Creo que es muy importante saber de dónde viene la ropa y que implica lo que llevas. Puestos a consumir yo prefiero comprar cosas de mi entorno para ayudar a la comunidad. En crisis lo necesitamos más que nunca.

Maria Almenar (entrevistadora) con Eva García (entrevistada). Vestidas de Ecoology
Maria Almenar (entrevistadora) con Eva García (entrevistada). Vestidas de Ecoology. Foto: Xènia Ferrer

 

Entrevista: Maria Almenar

Fotos: Xènia Ferrer

Espacio: Coshop. Carrer de Banys Vells, 9. Barcelona

 

Lakerie, Nails&Fun

Shopping

Lakerie, Nails&Fun

Gloria (madre) y Cristina (hija) son las creadoras de Lakerie, un auténtico bar nail en Barcelona
Gloria (madre) y Cristina (hija) son las creadoras de Lakerie, un auténtico bar nail en Barcelona. Foto: Jordi Domènech

Un enorme esmalte carmesí de la marca OPI –número 1 en ventas- se desparrama delante de Lakerie. Una señal daliniana que anuncia un salón de uñas poco convencional.  Gloria y Cristina son interioristas, pasión que comparten con el culto a las manicuras y pedicuras. Madre e hija regentan desde octubre, este nail bar en pleno barri de Sant Gervasi de Barcelona. Camaleónicas y pluriempleadas, Gloria y Cristina se dejan literalmente las uñas para potenciar un negocio enfocado a combinar la profesionalidad con capas de diversión en un ambiente ecléctico y desenfadado inspirado en los centros de Nueva York, París y Milán.  En Lakerie “el color es vida” y las uñas son, más allá de un complemento de moda, una forma de expresión. Una experiencia Nails&Fun que seduce cada vez a más adeptos entusiasmados en decorar sus manos.

Un enorme esmalte avisa que Lakerie no es un salón de uñas convencional.
Un enorme esmalte avisa que Lakerie no es un salón de uñas convencional. Fotos: Jordi Domènech

Lakerie es un salón de inspiración europea y neoyorkina…

Gloria- Esa fue la idea inicial. En Milán, Nueva York, París, Londres… hay un auténtico culto por las uñas y me di cuenta- en uno de sus viajes en ferias de interiorismo- que este fenómeno aún no se había generalizado en Barcelona. ¿Cómo podía ser, si somos una ciudad 100% europea? Ahí le planteé el reto a Cristina y decidimos montar un negocio especializado en el cuidado de las manos y los pies, aquí en el barrio de Sant Gervasi.

Como interioristas, la decoración no se podía dejar al margen…

Cristina- ¡Es nuestra otra pasión! Hemos creado un espacio de estilo neoyorkino clásico con un punto divertido para crear un ambiente fresco y relajado. Jugamos con los contrastes y combinamos butacas modernas de de exteriores con sillas vintage recuperadas de los abuelos de mi madre. En la entrada jugamos con el color con cañas de bambú – dicen que trae buena suerte- y un marco dónde se encuentra todas las tonalidades de esmaltes y fotos inspiradoras.

En Lakerie se crea un ambiente ecléctico y desenfadado.
En Lakerie se crea un ambiente ecléctico y desenfadado. Foto: Jordi Domènech

Lakerie es un Nail Bar ¿Por qué es especial?

Gloria- Lakerie es un espacio íntimo y desenfadado donde mimamos cada detalle: desde la decoración hasta la elección del personal.

Cristina- Queríamos ir más allá de los salones de uñas express y en serie, cabinas cerradas y trato frío. Todo lo contrario, ¡no queríamos que esto se convirtiera en una máquina! Aquí, las clientas vienen con sus amigas, se dejan asesoran y disfrutan del servicio mientras se toman ¡un café o un gintonic! Tenemos carta de cócteles…

Así, los clientes salen más que contentos…

Gloria- Es lo que queremos y los servicios complementarios son un valor añadido. La gente ahora es lo que busca.

¿Vivir una nueva experiencia?

Cristina- Exactamente. Procuramos ofrecer una experiencia. Tenemos servicios especiales como las ‘After Works’ y las ‘Beauty Party’s. Estos últimos son eventos pensados para despedidas de soltera o fiestas de cumpleaños dónde cerramos el local -para un máximo de 10 personas- y ponemos videoclips y música. Ahí ofrecemos catering y bebidas mientras maquillamos y hacemos las uñas. ¡Así salen bien guapas de fiesta!

El color es vida y en Lakerie tienen toda la paleta para decorar las uñas
El color es vida y en Lakerie tienen toda la paleta para decorar las uñas. Foto: Jordi Domènech

¿Los esmaltes son hoy en día lo que antes era la barra de labios? ¿Un básico?

Cristina- Totalmente de acuerdo. Enseñamos siempre las manos y dice mucho de una persona como lleva la manicura. Es un complemento más de moda y no tiene porqué combinar con el look.

Gloria- En Nueva York si llevas las uñas mal pintadas o desarregladas te consideran una pordiosera. Lo estropea todo, por muy bien vestida y maquillada que vayas. Y en verano, con los pies se ve más… ¡Me fijo a todas horas!

Definitivamente ha pasado la moda de las uñas grunge…  ¿Qué es lo más it?

Cristina- ¡De todo un poco pero para nada los colores discretos! Ahora se lleva el nail art –estampados de dibujos-, el esmalte de un color menos una uña en cada mano que se pinta con purpurina, la manicura por tonalidades de una misma gama, la francesa bicolor en tonos chillones, uñas de diferente color –esto es lo último en Australia, el craquelado –con relieve-… La paleta a la carta, ellas deciden qué quieren que les hagamos.

Panorámica de la zona de pedicuras de Lakerie.
Panorámica de la zona de pedicuras de Lakerie. Foto: Jordi Domènech

 

¿Cómo son las uñas de las barcelonesas?

Gloria- Muy clásicas –se ríe- Les cuesta salir de la manicura francesa y los esmaltes rosas, rojos o marrones. Prefieren el acabado mate que los brillos y les cuestan los tonos nacarados. ¡Con lo bonitas que son las purpurinas! Luego me lo ven puesto a mí y algunas se atreven a innovar. ¡Los colores y los acabados no tienen edad!

Por cierto, ¿cortas o largas?

Gloria- Esto depende de las preferencias, de la gente con qué te muevas o del origen o cultura de cada país más que de la moda. Aquí me piden las uñas muy cortas, redondeadas y de tonos pastel aunque los colores atrevidos van escalando posiciones.

Lakerie es un nail bar de inspiración europea y neoyorkina.
Lakerie es un nail bar de inspiración europea y neoyorkina. Foto: Jordi Domènech

 

Y los hombres, ¿se apuntan a la ‘uñamanía’?

Cristina- Cada vez hay más hombres que se hacen tratamientos para las manos y los pies: Masajes, spa antiaging, exfoliantes, limpieza, cremas… Aunque no se las pintan,  de momento.

Demasiado indie para la mayoría… ¿Cómo veis vuestro futuro?

Gloria- Con optimismo y mucho color.

…Color is life. 

La periodista Maria Almenar con la manicura semipermanente en color 'Big apple red' de OPI.
La periodista Maria Almenar con la manicura semipermanente en color ‘Big apple red’ de OPI. Foto: Jordi Domènech

Lakerie: C/Laforja 85,  Barcelona

Pau Esteve: “En Berlín los diseñadores no son tan egocéntricos”

Shopping

Pau Esteve: “En Berlín los diseñadores no son tan egocéntricos”

Pau Esteve es diseñador barcelonés exiliado en Berlín. Con dos modelos de su última colección.
Pau Esteve es diseñador barcelonés exiliado en Berlín. Con dos modelos de su última colección. Foto: Jordi Domènech

Intuitivo y experimental. Vitalista y espontáneo. De raíces barcelonesas, corazón berlinés y espíritu libre. Pau Esteve descubrió en la treintena la pasión por la moda. Quizás algo tarde para la mayoría, pero no para este diseñador freestyle, amante de los mercadillos y los rastros dónde expone, en su boutique itinerante, los últimos diseños de una colección ecléctica. En PAUESTEVE, el género se diluye en formas y materiales que aceptan ambos sexos. La androginia en su máxima expresión. Pau cree en la fusión de talentos, la creación de sinergias y las performances híbridas dónde la moda se transforma en música, teatro o danza. “Existen posibilidades más transgresoras que la pasarela”, afirma. Con Pau, todo es posible.

Visito la pop up de Pau Esteve en un ático de la Barceloneta. En cuatro horas de exposición ha vendido prácticamente toda la colección…

Pau Esteve lleva el estilo andrógino a su máxima expresión
Pau Esteve lleva el estilo andrógino a su máxima expresión.

De pequeño ya apuntabas maneras…

La moda siempre ha sido mi gran pasión aunque la tenía latente. Trabajé durante 10 años de animador de eventos y fiestas. Siempre he sido muy payaso y entonces esta vida me llenaba.

Hasta que…

Sí, hay un punto y de inflexión. Mi madre me regaló una máquina de coser y ya no hubo ojos para otra cosa. De manera autodidacta diseñé una primera colección: me acuerdo que era muy femenina y retro, inspirada en las pin-ups clásicas.  Tenía casi treinta años cuando empecé con este mundo pero me daba absolutamente igual. Ahora es mi vida, absolutamente.

¿Por qué te marchaste a Berlín?

Aprendí las técnicas de la costura y el patronaje en Barcelona pero vi que costaba dedicarse al sector sin tener una carrera. No quería perder más tiempo y me fui a Berlín a hacer las prácticas con la marca Blütezeit Berlin y a descubrir nuevas perspectivas.

¿Y qué descubriste?

Una nueva forma de vida y de interactuación con el sector. En Berlín hay otro concepto de moda y una sensibilidad más desarrollada que aquí parece que ahora empieza a llegar aunque de forma descafeinada.

Un piso se convierte en cuatro horas en una improvisada pop up
Un piso se convierte en cuatro horas en una improvisada pop up. Foto: Jordi Domènech

¿Cómo qué? Cuenta, cuenta…

En Berlín hay mucha movida underground y el concepto de tienda -como espacio permanente dónde exponer y esperar a qué la gente te compre- está en desuso. Se imponen los mercadillos y los encuentros de moda entre diseñadores. Yo asisto a unos cuantos como el Mauerpark –el parque del Muro-, Prinzessinengarten, TrendMafia Designermarkt, Voodoo Markt… Son mercadillos y rastros dónde se crea un centro neurálgico del diseño y la creatividad. Allí están expuestos la mayoría de creadores independientes atendiendo personalmente a los clientes.

Como auténticas ‘boutiques de mercado’…

Exactamente. Expones en cada mercadillo las últimas prendas de ropa, asesoras al cliente, intercambias opiniones –eso te permite conocer al público, las preferencias y la demanda real- y dialogas sobre la situación de la moda con el resto de diseñadores.

¿Y no te asusta estar rodeado de competidores?

Hay competencia en todas partes pero en Berlín los diseñadores no son tan egocéntricos. Allí se crean sinergias y cada uno está dispuesto a colaborar con el otro. Se tiende a unir el talento, no a separarlo. La filosofía es “Si a ti te va bien, a mí también” y eso me hizo flipar.

Pau Esteve cree en la unión de talentos y sinergias entre diseñadores
Pau Esteve cree en la unión de talentos y sinergias entre diseñadores Foto: Jordi Domènech

Proximidad, atención personalizada… ¿Cuáles son tus otros puntos fuertes?

Mis colecciones son abiertas, se renuevan constantemente y, produzco muchas veces, en función de la demanda. Cada semana hay nuevos diseños y son exclusivos –existe una sola talla de cada modelo-. Diseño ropa para hombre y mujer aunque es todo muy unisex porqué en verdad, en PAUESTEVE, el género se difumina…

Estilo andrógino…

Totalmente. Por norma general, sigo un patronaje masculino. En vestidos, por ejemplo, me gusta diseñar líneas y formas más rectas en la parte superior y más redondeado en la inferior. Están pensados para llevar con un cinturón para perfilar las curvas femeninas aunque yo los he bautizado como vestidos afterdinner porqué luego de comer las mujeres pueden ir más anchitas sin ataduras.

En hombre me sorprende ver tul, transparencias y encaje. ¿Los feminizas?

Forma parte de este estilo unisex. Lo masculino es femenino y viceversa. Me gusta apostar por materiales hasta ahora reservados generalmente a la ropa de mujer. El cuerpo del hombre es igual de bello, ¿porqué no mostrarlo? En Alemania los hombres son más atrevidos, aquí cuesta más salirse del algodón y los colores oscuros.

Precisamente en tus diseños predomina el negro ¿por qué?

Es un eterno básico y forma parte de este universo entre punk y gótico que se lleva más en el norte de Europa. En mis colecciones la música también me inspira: grupos y melodías más oscuras que cuentan historias dramáticas de amor y odio.

Bocetos de la última colección "Carnaza" de Pau Esteve
Bocetos de la última colección “Carnaza” de Pau Esteve

¡Eres un neo-romántico!

Si, supongo… -se ríe-.

¿Cómo afrontas tu futuro?

¡Uff! ¡Tengo muchos proyectos en mente! Con ganas, por supuesto. Después de toda la experiencia de Berlín he cogido la suficiente confianza para expandir mi marca más allá: a más países europeos. Quiero volver a Barcelona y abrir mercado en España pero no quiero ser un diseñador de pasarela. ¡Eso lo tengo claro!

¿Por qué?

La pasarela está desfasada, es algo que ya tenemos que olvidar. La moda en general sigue unos patrones muy rígidos. Va de moderna y transgresora y en el fondo es muy clásica. Mis colecciones no quiero que las lleve un maniquí. Quiero personas que sientan mi ropa y transmitan emociones. Yo soy partidario de apostar por nuevos formatos como los espectáculos que mezclan varias disciplinas. ¿Por qué no unir moda con teatro? o ¿Moda con música? Tengo muchas ideas en mente pero de momento, son secretas.

En PAUESTEVE, el encaje, el tul y las transparencias son para hombre y mujer
En PAUESTEVE, el encaje, el tul y las transparencias son para hombre y mujer. Foto: Jordi Domènech

 

 

Be Wood, Be Palens

Creadores

Be Wood, Be Palens

Òscar Palencia, creador de Palens Barcelona con Maria Almenar
Òscar Palencia, creador de Palens Barcelona con Maria Almenar

Sincero, modesto y autodidacta. Con un punto ‘cachondo’ y confiado. Óscar Palencia es un motivado, un joven inventor de voz cálida y lenguaje desenfadado. En menos de un año ha creado, en su garaje de casa en Alella, la marca Palens o las gafas con montura de madera made in Barcelona. Un producto orgánico y artesanal que simpatiza con los valores del reciclaje sin renunciar a ser cool. La creatividad le viene de familia, en su casa “hay madera de emprendedor”, aunque Óscar se lo toma con relativa modestia.

Actualmente Palens comercializa en 50 tiendas de España y se está enfocando al mercado internacional en países como México, Perú o Brasil –principal proveedor-. La fabricación de las gafas de madera es ya imparable: más de mil en 5 meses y los pedidos continúan in crescendo. Oscar es consciente de todo el proceso y continúa trabajando en mejorar el producto con una cartera llena de nuevas ideas. Las gafas son ya su vida, pura filosofía: “Be Wood, Be Palens”.

Palens Barcelona son las gafas con montura de madera
Palens Barcelona son las gafas con montura de madera

Hace un año y medio en un viaje en Asia me quedé con unas gafas de plástico que imitaban la madera. Repintadas y barnizadas parecían de bambú pero no me molaron. Pensé que de madera natural resultarían más interesantes y me quedé con esa idea.

… ¡y la incubaste!

Empecé a analizar la competencia. Vi que en Australia y en Estados Unidos estaban empezando y que tenían éxito. En cambio, en Europa había un nicho de mercado. Ahí seguí investigando como fabricar los prototipos en mi taller de casa.

¿Tenías nociones de cómo producirlas?

¡Qué va! Pero aprendí el procedimiento. Cuando empezó el proyecto me pensaba que con 500 euros y 30 días lo sacaría todo al mercado y al final no fue ni lo uno ni lo otro. Invertí un año y unos 40 mil euros en maquinaria.

Las Palens Barcelona se producen y fabrican en un pequeño taller de Alella
Las Palens Barcelona se producen y fabrican en un pequeño taller de Alella

Lo tenías bien claro…

No del todo pero arriesgué. Hice un pequeño test de prueba y comercialicé un centenar de gafas en Barcelona: ¡se vendieron al momento! Ahí decidí seguir. Estos meses han sido de llamar puertas y más puertas a los fabricantes y ahora que empiezo a tener revuelo mediático es más fácil. Supongo que he pasado de no ser nadie a ser alguien, pero yo sigo trabajando con lo mío en el taller.

¿Supones? Algo modesto ¿no?

Considero que sigo siendo el mismo de hace un año.

¿Qué tareas desarrollas en tu propia empresa?

Actualmente tengo la destreza de fabricar la gafa de arriba abajo y tengo un equipo de seis personas que me ayudan, la mayoría colegas que trabajan media jornada o completa. Yo hago un poco de todo pero estoy más enfocado a la parte comercial. Dentro de unos meses nos trasladaremos a un nuevo local y podré dedicarme mejor a buscar clientes y pactar con los proveedores. Quiero ser más la cara de la marca y menos la mano.

Òscar Palencia: autodidacta, visionario y emprendedor de Palens Barcelona
Òscar Palencia: autodidacta, visionario y emprendedor de Palens Barcelona

¿Cómo vendes las gafas? ¡Hazme de comercial!

Palens son gafas de sol con montura de madera made in Barcelona. Soy un emprendedor joven y esto llama la atención porqué los negocios de toda la vida están cerrando. Les dices que haces gafas de madera exclusivas y la gente flipa… Lo asocian a valores ecológicos y de vuelta a los materiales tradicionales. Y con el valor de la artesanía lo acabas de redondear. ¿Te he convencido?

¿Por qué de madera?

Porqué todo lo demás ya existía. Cada gafa está hecha a mano y es diferente. No hay dos monturas iguales porqué la madera es irregular: se notan los anillos, la vida del árbol que era antes. Es un producto vivo que se ha transformado. Hay una historia, una filosofía, una raíz, un origen… ¡Es guay y a mí me gusta!

Te veo motivado…

¡Yo sí! ¡De la vida y de las gafas de madera! –lo explica enérgicamente-.

Varios modelos de Palens Barcelona
Varios modelos de Palens Barcelona

¿Cómo ves tu futuro?

Como educador social ya te digo que no. Mi futuro es Palens, no es un negocio pasajero. Vamos, ¡ni de coña! Ahora estoy estudiando incluir las lentes graduadas en las monturas, buscando nuevos modelos y otras maderas: cómo ¡la de las tablas de skate! Mi intención a finales de febrero es irme a Milán y abrir más mercado europeo e internacional.

Por cierto, Palens viene de…

De Palencia –su apellido- , Palens. Es cómo me llaman mis amigos y la marca va ligada a ellos. Hay otros nombres relacionados como el modelo Noli, que viene de panoli, Viti por la diseñadora o también un homenaje a mis ex novias con los modelos Waldi y Varling.

¿Tus ex se compraron los modelos Palens que les dedicas?

¡¡¡Nooo!!! Ni una ni la otra. Soy mal comercial con ellas –sonrisa de complicidad-. Ahora, mis novias son las gafas.

 

Palens Barcelona, las auténticas gafas de madera
Palens Barcelona, las auténticas gafas de madera

 

Agradecimientos:

 

Òscar Palencia: por abrirme de par en par tu taller-garaje de Alella, la primera sede de Palens Barcelona

Fotos: Marc Gonzàlez Camps.

Andres Gallardo, la  jungla de porcelana

Creadores

Andres Gallardo, la jungla de porcelana

Marina Casal y Andres Gallardo forman el binomio perfecto en una marca de joyería que esculpe delicias de porcelana
Marina Casal y Andres Gallardo forman el binomio perfecto en una marca de joyería que esculpe delicias de porcelana. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Articulo inspirado en la canción “Safari Disco Club“, de Yelle

Una pantera acecha sigilosamente su presa. Escondida detrás de la vegetación espera un segundo de distracción para desgarrar sin piedad el blando cuello de la víctima. ¡Zas! Un momento salvaje, efímero y frágil. En esta historia ficticia se oculta la esencia de Andres Gallardo, una singular marca de joyería que labra pequeños caprichos de porcelana.

Sentidos agudizados con mentes resolutivas. Andrés Gallardo y Marina Canal forman un binomio excepcional. Son dos cazadores curtidos en el sector, que rastrean las piezas de cerámica más valiosas en mercadillos y luego, mediante un proceso de destrucción-construcción les dan una nueva vida adaptada a las demandas de un sector ávido de novedad y transgresión. ¡Una apología al reciclaje! Actualmente, la fórmula de Andres Gallardo está en proceso de internacionalización y cada vez son más, los cuellos, muñecas y dedos que exhiben -sin pudor- los trofeos de porcelana de la marca. Entre ellos la mismísima Lana del Rey que sucumbió a su poder de atracción. Andrés y Marina quitan hierro a la avalancha mediática, lo suyo es el trabajo “sin prisa pero sin pausa”.

Entrevisto a Andres Gallardo en la tienda de Helena Rohner en Barcelona. Espacio en el que colabora de nuevo para presentar su colección Jungle Bloom y la inédita Bird Day Party.

Muestra de la colección inédita 'Bird Day Party' en la tienda de Helena Rohner
Muestra de la colección inédita ‘Bird Day Party’ en la tienda de Helena Rohner. Foto: Marc Gonzàlez Camps

 ‘Once Upon a Time’… ¿cuál es el inicio de la historia de Andres Gallardo?

La idea surgió hace casi dos años, en un mercadillo de Berlín cuando nos topamos con una serie de piezas antiguas de porcelana. Desde siempre que tengo una fascinación muy fuerte por este material y pensé que podría funcionar utilizar las figuritas en accesorios como collares.

Cuéntame que encontraste…

Cabezas rotas, manos de muñecas antiguas, gatos… ¡Un caos! Piezas únicas y sueltas un poco grotescas…

¡Puro fetichismo!

Si, bastante. Me gusta ese punto siniestro de la porcelana, me llama mucho la atención

Decidiste dedicarte al diseño de joyería sin estar especializado. ¡Bravo!

Tenía 11 años de experiencia en el sector moda después de varios trabajos en Juan Duyos, Bimba y Lola y otras marcas… A parte de eso, siempre hacía creaciones paralelas como hobby. Con esta idea empecé a investigar cómo tratar la porcelana para convertirla en piezas de joyería porqué no tenía ni idea de cómo hacerlo. En este proceso también se incorporó Marina Casal, socia y amiga de anteriores trabajos. Le propuse trabajar en equipo y creamos juntos este negocio.

Andres Gallardo interactua con la flora y la fauna con pequeñas obras de arte de porcelana
Andres Gallardo interactua con la flora y la fauna con pequeñas obras de arte de porcelana. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Un hobby convertido en un negocio internacional. ¡Un proyecto catapultado al éxito!

Empezamos a hacer lo que nos gustaba, lo que nos apetecía. Ni siquiera pensábamos en vender y al principio nos compraban nuestros amigos. Lo que pasa es que a veces estás en el sitio adecuado con la persona adecuada y tienes muchos satélites que giran alrededor: amigos y compañeros de la profesión que te ayudan. Al cabo de unos meses se disparó y en poco tiempo fue una locura. ¡Es una locura!

¿Os da la sensación de estar en el top?

Si, la verdad es que ha ido todo muy rápido sobretodo en los medios de comunicación españoles. En el extranjero ahora nos empiezan a conocer.  De todas formas intentamos ir muy tranquilitos ya que nos da un poco de miedo la idea de cansar y aburrir. Por eso queremos tomarnos el éxito con calma y seguir evolucionando hacía nuevos conceptos y haciendo nuevas piezas que gusten. Queremos seguir impresionando. Así que… poquito a poco.

Que Lana del Rey sea embajadora eventual de la marca, ayuda…

Por supuesto, no hay que obviarlo y ha ayudado mucho en la difusión. Es evidente que nos sentimos muy ilusionados cuando Lana del Rey escogió llevar en portada de una revista –S moda de El País– nuestro collar del águila azul. Era la única prenda que lucía ¡y fue un halago! Aún así no le damos más importancia porque somos conscientes que nuestro público mayoritario es anónimo y es ahí donde queremos ir. Nos sentimos más identificados cuando vemos una señora de 60 años, un chico o una jovencita con un Andres Gallardo en el cuello.

¿Os sentís afortunados?

Totalmente.

Un collar parecido a este lucía Lana del Rey en la portada de una revista
Un collar parecido a este lucía Lana del Rey en la portada de una revista. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Convertir la porcelana en un material de lujo. ¿Vuestra principal clave del éxito?

La clave es que lo que hemos hecho tiene un punto de novedad –casi- inexistente en joyería. Coges una figura de porcelana la rompes y de ahí sacas un collar. Aunque lo más importante es ser fiel a lo que te gusta, a tus ideas y seguir en la misma dirección. Tenerlo muy y muy claro. Es importante no dejarse llevar por las modas y pensar muy buen lo que quieres hacer para que luego se identifique contigo.

Ser auténtico, en definitiva…

 Supongo –sonríe-. Que en lo que hagas seas bueno, te identifique y que guste.

Aún así, hay el riesgo del plagio como hizo por ejemplo, la diseñadora Ana Locking en la última pasarela Mercedes-Benz Fashion Week

Que te copien o se inspiren en la marca es bueno. Eso quiere decir que lo que haces es transgresor y se le ve un futuro. De todas maneras no le damos mucha importancia. Lo que pasó ya está olvidado y no nos enfadamos. Todos hemos tenido referencias y nos hemos inspirado en varias propuestas de diseñadores. Aún así, es importante saber cómo encauzar cada influencia para evitar copiarla tal cual.

Un collar de la colección Jungle Bloom. Naif con un punto salvaje.
Un collar de la colección Jungle Bloom. Naif con un punto salvaje. Foto: Marc Gonzàlez Camps

¿Con qué marca o diseñador os gustaría colaborar?

¡Con muchos! Somos super fans de Comme des Garçons, de Delfina Deletrez… Tiene un punto surrealista flipante y pertenece al linaje de los Fendi, un gran referente para nosotros.

¿Y con Lladró?

Desde el principio lo pensamos… sería como un sueño. Nos vemos muy capaces de coger esa estética, su estilo particular y llevarlo a nuestro terreno. ¡Tiene ese punto kitsh que tanto nos gusta!

Maria Almenar entrevista a Andrés Gallardo y Marina Canal en la tienda de Helena Rohner de Barcelona
Maria Almenar entrevista a Andrés Gallardo y Marina Canal en la tienda de Helena Rohner de Barcelona. Foto: Marc Gonzàlez Camps

¿Cuál es vuestra relación con la porcelana?

Es una relación de amor. Siempre nos han gustado las antigüedades y en especial porqué en general imitan varios elementos de la naturaleza a través de figuras animales. ¡Nos llama mucho la atención, desde siempre!

¿Qué os transmite este material?

Es un material de calidad, muy noble y puro. Es como nuestro oro, un material de lujo.

… y frágil y quizás ¿efímera?

Si, es fácil que se rompa a trozos. Las pasamos canutas cada vez que tenemos que agujerear la pieza. Es un material delicado y una vez roto se transforma.

Panorámica dels joyas de Andres Gallardo en la tienda Helena Rohner de Barcelona.
Panorámica dels joyas de Andres Gallardo en la tienda Helena Rohner de Barcelona. Foto: Marc Gonzàlez Camps

En todas vuestras colecciones siempre hay una interacción entre fauna y flora. ¿Un diálogo animado?

Desde niño siempre me ha atraído el mundo de la selva: vegetación exuberante, animales salvajes… También la interacción entre ellos como animales humanizados que cuentan historias a través de sus vivencias y relaciones. Se enamoran, se matan a mordiscos, se necesitan… Creamos una historia diferente en cada pieza de manera que haya algo de comedia y drama. Naif en su esencia pero… con un punto salvaje.

Vaya, como una obra teatral expuesta en el cuello.

Me gusta. Es una manera singular de verlo…

Por cierto, en vuestros cuellos no veo ni elefantes, ni flores ni panteras…

¡Cierto! Yo llego un collar de la marca Dorigato, una amiga nuestra. Marina no se acuerda de la marca del suyo. ¿Quizás una firma francesa?

¡En casa del herrero, cuchillo de palo!

 

Eventos Shopping

Susana Bas: “Susi Swet Dress es una experiencia de compra”

Susi Sweet Dress es el alter ego en moda de la actriz Susana Bas.
Susi Sweet Dress es el alter ego en moda de la actriz Susana Bas. Foto: {link url="http://www.jordi-domenech.com/" target="_blank" rel="nofollow"}Jordi Domènech{/link}

Entusiasta, vitalista y alegre. Susana Bas saca la energía de donde sea con tal de llevar a cabo cada uno de sus propósitos La perseverancia y la versatilidad juegan a su favor. Actriz de vocación aunque “el atrezzo siempre la sedujo”. Flirtea con la ropa vintage a través de Susi Sweet Dress su alter ego en la moda. Se trata de una “iniciativa emprendedora” en la que Susana Bas crea auténticos happenings para comercializar, en un entorno lúdico y familiar, la ropa que consigue en varios mercadillos ambulantes internacionales. Un negocio rentable en tiempos inestables. ¿El futuro? Una incógnita. Susana vive el presente.

Entrevisto a Susana Bas en el último evento de Susi Sweet Dress. La pop up de ropa y complementos se sitúa en el Claustre Oratori de Sant Felip Neri de Barcelona. No ha pasado ni media hora de la apertura y ya está lleno. No es de extrañar con vestidos a 30 euros, ilustraciones de Paula Bonet, pan con nocilla y alguna Moritz o cava Anna de Codorniu para amenizar este mercadillo festivo de slow shopping.

En Susi Sweet Dress se crean eventos efímeros para vender la ropa y complementos.
En Susi Sweet Dress se crean eventos efímeros para vender la ropa y los complementos. Foto: {link url="http://www.jordi-domenech.com/" target="_blank" rel="nofollow"}Jordi Domènech{/link}

Susie Sweet Dress, el nuevo ‘personaje’ de Susana Bas.

-Sonríe- Se podría decir así. Un papel que ‘interpreto’ desde hace dos años y que combino con la carrera de actriz, profesión que no tengo intención de abandonar. Como el mundillo de la interpretación está bastante parado me reinventé con Susi Sweet Dress.

Ahora usas tu propio atrezzo…

Si, llevo un vestido de mi marca y me siento yo misma. El vestuario condiciona el personaje y ayuda a determinar todos sus rasgos. A mí me apasiona.

Actriz que combina la interpretación con la venta de moda ¿Cómo surgió la iniciativa?

Surgió desde el instinto y desde el momento. Me encanta viajar y me gusta la ropa. En uno de los viajes que hice como actriz, descubrí un sitio donde compré algunos vestidos vintage y cuando volví, decidí organizar un mercadillo con varias amigas. Les encantaron. Visto el éxito volví  a visitar otros mercadillos –no desvela sus fuentes- con más vestidos para las amigas de mis amigas y también me volaron de las manos. En el tercer viaje ya decidí arriesgar y crear un evento. Nacía así Susi Sweet Dress en diciembre de 2010.


Susana Bas le gusta involucrarse en cada evento y congeniar con sus clientas. Asesora y ameniza.
Susana Bas le gusta involucrarse en cada evento y congeniar con sus clientas. Asesora y ameniza. Foto: {link url="http://www.jordi-domenech.com/" target="_blank" rel="nofollow"}Jordi Domènech{/link}

De boca en boca a fenómeno viral.

Ahora creo eventos durante cuatro o cinco veces al año en varios sitios atractivos de Barcelona y Madrid. Lo anuncio a través de mi página web, donde también se pueden comprar vestidos y complementos, y me respaldo de las redes sociales y varios patrocinadores.

Una iniciativa pop up de slow shopping. ¿Una garantía de éxito?

Nunca hay garantías al 100% pero si no te arriesgas nunca lo sabes. Des de un principio quería que los eventos de Susi Sweet Dress fueran un concepto de compra diferente. Para empezar, no es una tienda, es una experiencia de compra.

Una experiencia lúdica…

A mí personalmente me agobia ir de tiendas y quería crear un evento festivo huyendo de espacios cerrados. Son eventos efímeros de dos días y de compra relajada, pensados para pasar la tarde de shopping con las amigas o la familia. Hay cuches, bocatas, actividades infantiles, ilustradores, música… se trata de darle un valor extra a la compra en sí. ¡Me interesa que haya vida, como en el teatro!

La ilustradora Paula Bonet, invitada especial del mercadillo Susi Sweet Dress
La ilustradora Paula Bonet, invitada especial del mercadillo Susi Sweet Dress. Foto: {link url="http://www.jordi-domenech.com/" target="_blank" rel="nofollow"}Jordi Domènech{/link}

¿Qué más se puede pedir?

-Sonríe- ¡Las ganas de pasarlo bien!

¿Cómo es la mujer que viste Susi Sweet Dress?

Es una persona singular y femenina con cierto aire retro. En Susi Sweet Dress encuentras prendas únicas de estilo vintage inspiradas en los años 50 y 60. Sólo hay una talla de cada modelo –desde la 34 la 42- y ¡hay más de 500 para escoger! Sin duda, hay un vestido para cada mujer.

Más de 500 vestidos únicos y muy femeninos. Inspirados en los años 50 y 60.
Más de 500 vestidos únicos y muy femeninos. Inspirados en los años 50 y 60. Foto: {link url="http://www.jordi-domenech.com/" target="_blank" rel="nofollow"}Jordi Domènech{/link}

Susi Sweet Dress es un negocio en el que se ve involucrada toda la familia de Susana. Su madre ejerce de patronista arreglando la ropa y añadiendo algunos detalles y también le ayuda su hermano en temas logísticos. En cada evento, Susana ejerce de perfecta anfitriona. Vende, asesora y ameniza. No se le escapa ningún detalle…

¿Cuál es tu vinculación con el vintage?

Lo he ido descubriendo poco a poco a través de los viajes. Me apasionan las prendas antiguas pero especialmente combinadas con ropa actual. Tampoco creas tenga el armario repleto de antiguallas pero conservo un abrigo de mi abuela, unas botas y una falda.

Veo que no llevas joyas…

Soy anti diamantes y anti joyas en general. Sólo llevo un anillo, regalo también de mi abuela.

 

Susi Sweet Dress en el Claustre Oratori de Sant Felip Neri de Barcelona
Susi Sweet Dress en el Claustre Oratori de Sant Felip Neri de Barcelona. Foto: {link url="http://www.jordi-domenech.com/" target="_blank" rel="nofollow"}Jordi Domènech{/link}

¡Te veo entusiasmada!

Soy una persona muy positiva, con energía a tope. O eres así o no puedes con todo esto. Requiere mucho trabajo y dedicación.

¿Y de dónde sacas tanta fuerza?

¡No lo sé! Son las mismas ganas que tengo que esto funcione. La gente viene aquí y se lleva un vestido o cualquier otra prenda con una sonrisa porqué le hace ilusión y muchas repiten. A mí esto me basta para organizar otro evento.

¿Y el futuro?

En el terreno de la interpretación continúo haciendo trabajillos. En Susi Sweet Dress es una incógnita. Me gustaría ampliar el número de eventos y llegar a otras ciudades como Valencia y Bilbao pero ya se verá… Vivo mucho del presente.

La actriz Susana Bas y la periodista Maria Almenar. Ambas comparten el gusto por el vintage.
La actriz Susana Bas y la periodista Maria Almenar. Ambas comparten el gusto por el vintage. Foto: {link url="http://www.jordi-domenech.com/" target="_blank" rel="nofollow"}Jordi Domènech{/link}