Categoría: Creadores

Andres Gallardo, la  jungla de porcelana

Creadores

Andres Gallardo, la jungla de porcelana

Marina Casal y Andres Gallardo forman el binomio perfecto en una marca de joyería que esculpe delicias de porcelana
Marina Casal y Andres Gallardo forman el binomio perfecto en una marca de joyería que esculpe delicias de porcelana. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Articulo inspirado en la canción “Safari Disco Club“, de Yelle

Una pantera acecha sigilosamente su presa. Escondida detrás de la vegetación espera un segundo de distracción para desgarrar sin piedad el blando cuello de la víctima. ¡Zas! Un momento salvaje, efímero y frágil. En esta historia ficticia se oculta la esencia de Andres Gallardo, una singular marca de joyería que labra pequeños caprichos de porcelana.

Sentidos agudizados con mentes resolutivas. Andrés Gallardo y Marina Canal forman un binomio excepcional. Son dos cazadores curtidos en el sector, que rastrean las piezas de cerámica más valiosas en mercadillos y luego, mediante un proceso de destrucción-construcción les dan una nueva vida adaptada a las demandas de un sector ávido de novedad y transgresión. ¡Una apología al reciclaje! Actualmente, la fórmula de Andres Gallardo está en proceso de internacionalización y cada vez son más, los cuellos, muñecas y dedos que exhiben -sin pudor- los trofeos de porcelana de la marca. Entre ellos la mismísima Lana del Rey que sucumbió a su poder de atracción. Andrés y Marina quitan hierro a la avalancha mediática, lo suyo es el trabajo “sin prisa pero sin pausa”.

Entrevisto a Andres Gallardo en la tienda de Helena Rohner en Barcelona. Espacio en el que colabora de nuevo para presentar su colección Jungle Bloom y la inédita Bird Day Party.

Muestra de la colección inédita 'Bird Day Party' en la tienda de Helena Rohner
Muestra de la colección inédita ‘Bird Day Party’ en la tienda de Helena Rohner. Foto: Marc Gonzàlez Camps

 ‘Once Upon a Time’… ¿cuál es el inicio de la historia de Andres Gallardo?

La idea surgió hace casi dos años, en un mercadillo de Berlín cuando nos topamos con una serie de piezas antiguas de porcelana. Desde siempre que tengo una fascinación muy fuerte por este material y pensé que podría funcionar utilizar las figuritas en accesorios como collares.

Cuéntame que encontraste…

Cabezas rotas, manos de muñecas antiguas, gatos… ¡Un caos! Piezas únicas y sueltas un poco grotescas…

¡Puro fetichismo!

Si, bastante. Me gusta ese punto siniestro de la porcelana, me llama mucho la atención

Decidiste dedicarte al diseño de joyería sin estar especializado. ¡Bravo!

Tenía 11 años de experiencia en el sector moda después de varios trabajos en Juan Duyos, Bimba y Lola y otras marcas… A parte de eso, siempre hacía creaciones paralelas como hobby. Con esta idea empecé a investigar cómo tratar la porcelana para convertirla en piezas de joyería porqué no tenía ni idea de cómo hacerlo. En este proceso también se incorporó Marina Casal, socia y amiga de anteriores trabajos. Le propuse trabajar en equipo y creamos juntos este negocio.

Andres Gallardo interactua con la flora y la fauna con pequeñas obras de arte de porcelana
Andres Gallardo interactua con la flora y la fauna con pequeñas obras de arte de porcelana. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Un hobby convertido en un negocio internacional. ¡Un proyecto catapultado al éxito!

Empezamos a hacer lo que nos gustaba, lo que nos apetecía. Ni siquiera pensábamos en vender y al principio nos compraban nuestros amigos. Lo que pasa es que a veces estás en el sitio adecuado con la persona adecuada y tienes muchos satélites que giran alrededor: amigos y compañeros de la profesión que te ayudan. Al cabo de unos meses se disparó y en poco tiempo fue una locura. ¡Es una locura!

¿Os da la sensación de estar en el top?

Si, la verdad es que ha ido todo muy rápido sobretodo en los medios de comunicación españoles. En el extranjero ahora nos empiezan a conocer.  De todas formas intentamos ir muy tranquilitos ya que nos da un poco de miedo la idea de cansar y aburrir. Por eso queremos tomarnos el éxito con calma y seguir evolucionando hacía nuevos conceptos y haciendo nuevas piezas que gusten. Queremos seguir impresionando. Así que… poquito a poco.

Que Lana del Rey sea embajadora eventual de la marca, ayuda…

Por supuesto, no hay que obviarlo y ha ayudado mucho en la difusión. Es evidente que nos sentimos muy ilusionados cuando Lana del Rey escogió llevar en portada de una revista –S moda de El País– nuestro collar del águila azul. Era la única prenda que lucía ¡y fue un halago! Aún así no le damos más importancia porque somos conscientes que nuestro público mayoritario es anónimo y es ahí donde queremos ir. Nos sentimos más identificados cuando vemos una señora de 60 años, un chico o una jovencita con un Andres Gallardo en el cuello.

¿Os sentís afortunados?

Totalmente.

Un collar parecido a este lucía Lana del Rey en la portada de una revista
Un collar parecido a este lucía Lana del Rey en la portada de una revista. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Convertir la porcelana en un material de lujo. ¿Vuestra principal clave del éxito?

La clave es que lo que hemos hecho tiene un punto de novedad –casi- inexistente en joyería. Coges una figura de porcelana la rompes y de ahí sacas un collar. Aunque lo más importante es ser fiel a lo que te gusta, a tus ideas y seguir en la misma dirección. Tenerlo muy y muy claro. Es importante no dejarse llevar por las modas y pensar muy buen lo que quieres hacer para que luego se identifique contigo.

Ser auténtico, en definitiva…

 Supongo –sonríe-. Que en lo que hagas seas bueno, te identifique y que guste.

Aún así, hay el riesgo del plagio como hizo por ejemplo, la diseñadora Ana Locking en la última pasarela Mercedes-Benz Fashion Week

Que te copien o se inspiren en la marca es bueno. Eso quiere decir que lo que haces es transgresor y se le ve un futuro. De todas maneras no le damos mucha importancia. Lo que pasó ya está olvidado y no nos enfadamos. Todos hemos tenido referencias y nos hemos inspirado en varias propuestas de diseñadores. Aún así, es importante saber cómo encauzar cada influencia para evitar copiarla tal cual.

Un collar de la colección Jungle Bloom. Naif con un punto salvaje.
Un collar de la colección Jungle Bloom. Naif con un punto salvaje. Foto: Marc Gonzàlez Camps

¿Con qué marca o diseñador os gustaría colaborar?

¡Con muchos! Somos super fans de Comme des Garçons, de Delfina Deletrez… Tiene un punto surrealista flipante y pertenece al linaje de los Fendi, un gran referente para nosotros.

¿Y con Lladró?

Desde el principio lo pensamos… sería como un sueño. Nos vemos muy capaces de coger esa estética, su estilo particular y llevarlo a nuestro terreno. ¡Tiene ese punto kitsh que tanto nos gusta!

Maria Almenar entrevista a Andrés Gallardo y Marina Canal en la tienda de Helena Rohner de Barcelona
Maria Almenar entrevista a Andrés Gallardo y Marina Canal en la tienda de Helena Rohner de Barcelona. Foto: Marc Gonzàlez Camps

¿Cuál es vuestra relación con la porcelana?

Es una relación de amor. Siempre nos han gustado las antigüedades y en especial porqué en general imitan varios elementos de la naturaleza a través de figuras animales. ¡Nos llama mucho la atención, desde siempre!

¿Qué os transmite este material?

Es un material de calidad, muy noble y puro. Es como nuestro oro, un material de lujo.

… y frágil y quizás ¿efímera?

Si, es fácil que se rompa a trozos. Las pasamos canutas cada vez que tenemos que agujerear la pieza. Es un material delicado y una vez roto se transforma.

Panorámica dels joyas de Andres Gallardo en la tienda Helena Rohner de Barcelona.
Panorámica dels joyas de Andres Gallardo en la tienda Helena Rohner de Barcelona. Foto: Marc Gonzàlez Camps

En todas vuestras colecciones siempre hay una interacción entre fauna y flora. ¿Un diálogo animado?

Desde niño siempre me ha atraído el mundo de la selva: vegetación exuberante, animales salvajes… También la interacción entre ellos como animales humanizados que cuentan historias a través de sus vivencias y relaciones. Se enamoran, se matan a mordiscos, se necesitan… Creamos una historia diferente en cada pieza de manera que haya algo de comedia y drama. Naif en su esencia pero… con un punto salvaje.

Vaya, como una obra teatral expuesta en el cuello.

Me gusta. Es una manera singular de verlo…

Por cierto, en vuestros cuellos no veo ni elefantes, ni flores ni panteras…

¡Cierto! Yo llego un collar de la marca Dorigato, una amiga nuestra. Marina no se acuerda de la marca del suyo. ¿Quizás una firma francesa?

¡En casa del herrero, cuchillo de palo!

 

Gabriela Basso: “Las piedras son un mundo”

Creadores

Gabriela Basso: “Las piedras son un mundo”

Gabriela Basso es la diseñadora de Ela Joyas, joyería energética de lujo.
Gabriela Basso es la diseñadora de Ela Joyas, joyería energética de lujo. Foto: Marc González Camps

Viajera, decidida y emprendedora. Culta y refinada, con un atisbo de rebeldía. La diseñadora Gabriela Basso siente una auténtica fascinación por las piedras preciosas y las propiedades que se derivan de ellas. Es tal su pasión que abandonó la moda y a su mecenas, Óscar de la Renta en Nueva York, para dedicarse en cuerpo y alma al mundo de la joyería creando Ela, una marca de lujo que imprime su personalidad con diseños únicos y elaborados al detalle.

Ela es el crisol de varias experiencias a la India, México y Marruecos dónde Gabriela se empapa de las nuevas corrientes artísticas y las técnicas artesanales autóctonas para luego, plasmar esa esencia en varias colecciones, cargadas de creatividad, artesanía y exclusividad. La piedra es la protagonista y se funde sutilmente con el diseño. Fuerza y frescura a partes iguales.

Detalle de algunas creaciones de Ela Joyas en el showroom de Barcelona
Detalle de algunas creaciones de Ela Joyas en el showroom de Barcelona. Foto: Marc González Camps

Entrevisto a Gabriela Basso en el showroom de Ela en Barcelona. Un exótico museo adornado con joyas, estatuillas y otras obras de arte.

¿Cuándo decides emanciparte de Óscar de la Renta?

Fue en el año 2000 después de unos años empapándome de todo el show business de la moda en el departamento de diseño en su oficina central de Nueva York.

Un riesgo…

Tenía claro que quería dedicarme al diseño de joyas y Óscar me dio un empujoncito para apostar por lo que quería. Compartimos la afición por las piedras y sus propiedades. A través de él conocí a un hindú que pertenecía a la séptima generación de una familia de joyeros de la dinastía mogol y me invitó a la India –a Jaipur- para descubrir cómo se trabajaban las piedras.

Óscar de la Renta como mecenas, ¡esto es caché!

Conocí a Óscar cuando estudiaba en Madrid en el Instituto Europeo del Diseño (IED) y me fichó por qué le gustó mi tesis especializada en cuerpos, tejidos y la influencia de las piedras en el estado de ánimo. En Nueva York, Óscar me abrió las puertas a la moda y luego cuando decidí emprender mi propio camino, me animó a hacerlo. Sin duda, ha sido como un tutor.

En Ela Joyas el significado de las piedras es tan importante como el diseño.
En Ela Joyas el significado de las piedras es tan importante como el diseño. Foto: Marc González Camps

 

¿Qué te llevas de esa experiencia en Nueva York?

¡Uff! Absorbí toda la parte creativa. Aprendí a saborear la moda: a descubrir cómo se mueven los hilos, a aprender todo el proceso de creación de las piezas y entender su engranaje, a distinguir la calidad de los tejidos, la importancia de los acabados, los detalles… ¡Era un ritmo feroz pero fascinante!

Defines ‘Ela’ como joyería energética de lujo.

Sí. Una joya de diseño tiene una composición de materiales (oro, plata…) y piedras preciosas o semipreciosas. A ti te puede gustar una joya por el diseño pero también es interesante saber que hay detrás de la gemma: qué tipo de piedra es y qué propiedades tiene. Mi intención es profundizar más allá del diseño.

Por lo tanto, las piedras son más que un adorno corporal…

¡Las piedras son un mundo! Toda la historia desde donde vienen hasta donde acaban. Cada piedra transmite un estado de ánimo, una emoción o un sentimiento. Tienen fuerza y su energía se puede potenciar con la combinación de otras.

Gabriela Basso trabajó con Oscar de la Renta antes de crear su propia marca.
Gabriela Basso trabajó con Oscar de la Renta antes de crear su propia marca. Foto: Marc González Camps

¿Cuáles son las alianzas más comunes?

Una turmalina negra con un cuarzo blanco, una aguamarina con un rubí, una cornalina con una esmeralda… depende de las necesidades del cliente. Las piedras tienen un componente emocional inconsciente, sin saberlo te atraen en determinados momentos.

Para propiciar el optimismo, ¿qué tipo de piedras recomiendas?

He diseñado un brazalete protector que es la combinación de las ocho piedras con más fuerza que impulsan al éxito. Está compuesto por malaquita, ojo de tigre, hematites, pirita, amatista, turmalina negra, cuarzo transparente y turquesa. ¡Con esta combinación tienes energía de sobra!

Cada piedra posee una propiedad que varía en función de las emociones o los estados de ánimo.
Cada piedra posee una propiedad que varía en función de las emociones o los estados de ánimo. Foto: Marc González Camps

¿Tienes más amuletos protectores?

Sí. Llevo el anillo de compromiso que me diseñé, un rubí que es símbolo de la pasión, un peridoto que es la piedra de mi nacimiento –en agosto- y guardo con mucho cariño un anillo en forma de sello de mi abuela materna, Balbina. Ella fue una persona muy importante para mí y que vivió de primera mano toda la evolución y el proceso de creación de Ela.

Si hay amuletos, hay manías…

Las piedras rotas me dan mal karma. Las descarto de inmediato.

 

Gabriela Basso y Maria Almenar con algunas creaciones de Ela Joyas.
Gabriela Basso y Maria Almenar con algunas creaciones de Ela Joyas. Foto: Marc González Camps

Por cierto, me he fijado que llevas dos pendientes en una oreja. ¿Símbolo de rebeldía?

-Sonríe- Me los hice de joven, un símbolo de una época. Fui rebelde y la esencia continua ahí aunque más moderada. Las cuadrículas y las pautas marcadas no van mucho conmigo.

El despertar de Lara Costafreda

Creadores

El despertar de Lara Costafreda

 

Lara Costafreda venera a Martin Margiela.
Lara Costafreda venera a Martin Margiela. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Diseñadora de moda, ilustradora gráfica, comunicadora, directora de arte, consultora de tendencias, divulgadora de talentos… Con sólo 24 años, Lara Costafreda es inabarcable por definición. Entusiasta, viajera, de sonrisa franca y mente despierta. Ella abre nuevas puertas allí dónde el destino la lleva. De raíces rurales, vida cosmopolita y espíritu nómada. Costafreda se ha formado en Barcelona, Londres y Río de Janeiro y sus ansias por aprender no conocen límites. Sueña despierta y cumple los deseos que quiere, a golpe de esfuerzo y algo de suerte.

No es de extrañar que en su currículum destaquen los trabajos con los diseñadores Ioannis Dimitrousis y Cardona Bonache o las colaboraciones con Prada, Alexander McQueen, Marc Jacobs o Alexander Wang.  A pesar de todo, Lara Costafreda tiene una asignatura pendiente: codearse con su tótem particular, el diseñador Martin Margiela, recién retirado. Un reto improbable aunque no imposible. A este ritmo quizás lo consiga, apunta maneras.

Una de las ilustraciones de moda para la colección de primavera/verano 13 de Alexander Wang.
Una de las ilustraciones de moda para la colección de primavera/verano 13 de Alexander Wang. Foto: Marc González Camps

Entrevisto a Lara Costafreda en su estudio de Sudanell, un pequeño pueblo de Lérida, dónde se refugia todos los fines de semana con su abuela. Reina el color blanco y la calma de un sábado por la mañana. La música de Mishima pasa en segundo plano.

De Llardecans (Lérida) a Londres y Río de Janeiro. ¿Cómo se llega tan lejos?

¡Uff! Si miro hacia atrás no me lo creo. Hasta ahora todo ha sido un poco por inercia, la consecuencia de una experiencia que ha llevado a otra.

Soy toda oídos.

Nunca he sabido a qué dedicarme. Me gustaba dibujar y el trabajo manual pero hice el bachillerato tecnológico, ‘por orden’ de mis padres. ¡Iba a ser arquitecta! –sonríe-. Empecé a estudiar en la BAU de Barcelona y a través de una sobrina me interesó la moda, y eso que ¡no sabía ni quién era Coco Chanel!

¡Aún así, acabaste siendo diseñadora!

Si, sin dudarlo decidí ir a Londres a aprender la profesión. Empecé desde cero. Hice un curso de diseño de moda en la Central Saint Martins y tuve la suerte de trabajar unos meses para Ioannis Dimitrousis –ha diseñado para Lady Gaga –que me introdujo en la London Fashion Week.

En el estudio de Lara Costafreda en Sudanell, un pequeño pueblo de Lérida.
En el estudio de Lara Costafreda en Sudanell, un pequeño pueblo de Lérida. Foto: Marc González Camps

¿Qué te atrapó de la moda?

Es un mundillo que engancha. Me gusta el contacto con la gente, el trabajo en equipo, que puedas crear con las manos… Me invitaron a quedarme más tiempo en Londres pero yo decidí volver, quería aprender más.

Cierras la puerta al diseño y la abres a la ilustración…

Si, volví a Barcelona y estuve trabajando un tiempo con la diseñadora Cardona Bonache en la Semana de la Moda de Barcelona y París. Me dieron una beca para ir a estudiar Artes Plásticas y Diseño Gráfico en la Universidad PUC de Río de Janeiro y no me lo pensé dos veces. Lo dejé todo de nuevo para aprender otra de mis pasiones: la ilustración. Ahora no volvería a dedicarme al diseño de moda. Ya aprendí todo lo que me interesaba.

No tienes freno…

Aún no conozco mis límites –lo afirma con timidez-.

Lara Costafreda ilustra figuras generalmente femeninas de trazos irregulares y muy marcados.
Lara Costafreda ilustra figuras generalmente femeninas de trazos irregulares y muy marcados. Foto: Marc Gonzàlez Camps

¿Y ahora, qué eres?

Alguien que hace un poco de todo… Ahora mismo, dibujo para mí, para otros diseñadores como Alexander Wang y para marcas que me piden colaboraciones.

Por lo tanto, vives de la ilustración.

Si, sobrevivo. Sin grandes lujos pero me mantengo bien.

¿Cómo defines tu trazo?

Por suerte, ha ido evolucionando. Dibujo figuras, mayoritariamente femeninas, y tiendo a los retratos. Antes dibujaba ‘monstruos’: con las líneas muy marcadas e imperfectas, la mirada muy dura y con ausencia de color. Poco a poco endulcé los trazos –sin perder firmeza- y experimenté con las manchas porqué no dominaba aún el color hasta que descubrí la acuarela. Cuando hago ilustración de moda intento cuadrarme más porqué son trabajos más comerciales aunque intento conservar mi estilo.

Lara Costafreda es ilustradora y diseñadora gráfica. Detalle varias creaciones de la artista.
Lara Costafreda es ilustradora y diseñadora gráfica. Detalle varias creaciones de la artista. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Despertares’ es tu última colección…

Si ya tenía gana de hacer algo para mí, para mi ego. Es una serie de ilustraciones inspiradas durante un viaje que hice, en plan mochilera, por Bolivia, Perú, Brasil y Argentina. En esos países me crucé con un montón de personas y aunque no sabía nada de ellos, compartí momentos más o menos íntimos. Me despertaba con la ilusión de conocer gente nueva y compartir vivencias.

¡Una especie de  diario gráfico!

Si, como no se me da demasiado bien escribir, relato las experiencias a través del dibujo.

¿Y como te despiertas en Barcelona?

Genial. El despertar es la ilusión, la proyección de un nuevo día que empieza y que quizás, sea especial. Me levanto con la energía de nuevos proyectos en mente, dibujos… Siempre me ha gustado no tener una casa y una cama fija. Lo mío es ir rodando…

‘Despertares’ es la última colección de ilustraciones. Inspirada en un viaje por América Latina.
‘Despertares’ es la última colección de ilustraciones. Inspirada en un viaje por América Latina. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Suena emocionante… ¿Cuánto llevas despierta?

Tuve el primer despertar consciente a los 17 años, cuando me fui a Londres y empezó todo.

Supongo que no toca irse a dormir…

Que va, aún tengo muchas cosas por hacer. Me encantaría volver a vivir en otro país, una temporada larga para descubrir nuevos campos laborales y otras facetas artísticas. No cierro la puerta a nada y, como en muchos aspectos de mi vida, voy improvisando. Sigo mi ritmo.

¡Adelante!

Venerando a Martin Margiela. Lara Costafreda y Maria Almenar
Venerando a Martin Margiela. Lara Costafreda y Maria Almenar. Foto: Marc González Camps
Les Topettes, el festín de las fragancias

Creadores Shopping

Les Topettes, el festín de las fragancias

¿A qué huele una femme fatal o un orgasmo? Dos de las apuestas de la marca Etat Libre d'Orange.
¿A qué huele una femme fatal o un orgasmo? Dos de las apuestas de la marca Etat Libre d’Orange. Foto: Marc González Camps

Oriol huele a bergamota, a cítrico. Lucía a miel y rosas. Un cocinero e interiorista y una periodista que han unido esencias para crear Les Topettes, un espacio singular dónde se rinde homenaje a la nariz con una delicada selección de marcas ‘nicho’, sólo apta para sibaritas.

Situada en pleno Raval de Barcelona, Les Topettes sirve en bandeja jabones, perfumes, velas aromáticas y productos de cosmética orgánica que entran por la vista y embriagan el olfato creando una atmosfera limpia y relajada aunque con un punto narcótico que atrapa al que se deja guiar por la sutilidad de los aromas. Bienvenido al festín de las fragancias.

Les Topettes ofrece una exquisita selección de perfumes, jabones, velas y cosmética orgánica.
Les Topettes ofrece una exquisita selección de perfumes, jabones, velas y cosmética orgánica. Foto: Marc González Camps

1969 marca el inicio de Les Topettes…

‘1969’ es el perfume preferido de Lucía. Es de una marca francesa, Histories de Parfums que crea fragancias exclusivas inspiradas en personajes históricos. Ella es de Gijón y lo compraba en una tienda especializada. Cuando se mudó a Barcelona no hubo manera de encontrarlo y como se encaprichó de ese olor, decidimos montar Les Topettes, nuestro espacio dedicado a la perfumería de autor.

¿Y a qué huele 1969?

‘1969’ es un perfume unisex y representa el año más sensual, el de la revolución sexual. Contiene notas de melocotón, chocolate intenso y almizcle blanco que evoca erotismo, voluptuosidad…

Un festín de aromas y fragancias sin olvidar la vista. Decoración cuidada al detalle.
Un festín de aromas y fragancias sin olvidar la vista. Decoración cuidada al detalle. Foto: Marc González Camps

Muy tentador… Oriol, has pasado de oler pucheros a oler fragancias. ¿Un gran cambio olfativo?

No creas. La nariz de un chef es parecida a la de un perfumista. Está entrenada para asimilar olores como el de las especias: el clavo, la canela… y el de otras fragancias presentes en la cocina como las frutales o las herbales. El perfume de autor es como el plato especial del chef: ingredientes conocidos se mezclan de forma muy personal creando una combinación única.

Por lo tanto, ¡ofrecéis un festín para la nariz!

¡Podría llamarse así! –se ríe-. En los perfumes de autor, la materia prima es de calidad. La forman esencias puras. El nardo por ejemplo –olor que reconoce que le encanta- huele a la flor del nardo, nada de sucedáneos. También hay detrás, el talento creativo de cada perfumista. A partir de ahí es evidente que también repercuta en el precio.

No os olvidáis tampoco de la vista.

Para nada. Los productos siempre entran por la vista. Todas las marcas tienen un elaborado packaging que no pasa desapercibido. Además a Lucía y a mí nos gusta mucho el diseño y cuidamos al detalle cada rincón de la tienda. Aquí tenemos de dar las gracias también a nuestos amigos de Fusta’m, otro espacio digno de ver.

Oriol me explica las historias que hay detrás de cada marca de perfumes.
Oriol me explica las historias que hay detrás de cada marca de perfumes. Foto: Marc González Camps

Perfumes originales y exclusivos. No hace falta ser Madonna o Rossy de Palma para oler diferente…

Por supuesto. Cada vez hay más famosas que apuestan por crear su propio perfume pero en Les Topettes también tenemos una variedad de fragancias poco frecuentes de marcas no tan comunes –en España-  que seguro que llaman la atención como es el caso de Robert Piguet, L’Artisan Parfumer, Lubin

He visto fragancias de orgasmo, de femme fatal…. ¿eso no atraerá ‘las moscas’?

Son creaciones de la marca francesa l’Etat Libre d’Orange, ¡les enfants terribles de la perfumería! Rompen tabús y crean olores de todo tipo, evidentemente inspirados en cada temática. El perfume de orgasmo contiene leche, coco, con notas metálicas –a mi me recuerda al sabor de la sangre- y el de la femme fatal a cuero.

Los franceses son los maestros perfumistas.

Ellos tienen mucha cultura del olfato. Aquí en general no lo apreciamos tanto aunque sin duda hay perfumistas que despuntan como Oliver Valverde de Oliver&Co que experimenta y crea esencias puras y olores poco convencionales. ¡Tiene hasta un punto alquímico! En la colección de este año mezcla el jengibre con el incienso… ¡huele esta fragancia! ¿No te recuerda al olor del cuero recién curtido?

Bodegón de algunos de los productos más representativos de Les Topettes.
Bodegón de algunos de los productos más representativos de Les Topettes. Foto: Marc González Camps

¡Vaya! Es extraño pero agradable. Dicen que el olfato es el sentido ignorado…

¡Es una lástima y eso que para mí es el sentido más sensorial! El olfato te transporta al pasado, aviva muchos recuerdos de hace años por ejemplo de tu infancia, de tu familia, de una chica que fue especial…

¿Qué olores te recuerdan a tu infancia, a una mujer o a algo desagradable?

El olor a higo me recuerda a mi infancia. De pequeño jugaba a futbol y en el patio teníamos una higuera. Aquí tenemos un perfume de higo de la marca Dyptique. ¡Es embriagador! La feminidad la relaciono con las fragancias florales como el nardo o el jazmín. Por otra parte ¡detesto el salfumán pero afortunadamente no es ninguna fragancia! De momento.

Las tendencias en perfume son efímeras…

La gente se perfuma a su aire porque el olor tiene que enmarcar a la persona y escoger una fragancia es algo íntimo. Te perfumas para ti, no para los demás. Es como un complemento más. Si que por norma general en verano se escogen los perfumes más cítricos, herbales, con flores blancas y, en invierno se prefieren los especiados, la madera o las fragancias más intensas pero, hoy en día todo vale.

Les Topettes, un espacio singular dónde se rinde homenaje a la nariz con una delicada selección de marcas ‘nicho’, sólo apta para sibaritas.
Les Topettes, un espacio singular dónde se rinde homenaje a la nariz. Foto: Marc González Camps

Notas de cabeza, notas de corazón, notas de fondo… ¿desde que se inmortalizo en el cine ‘El Perfume’ de Patrick Süskind estamos más sensibilizados con ese arte?

Si, puede ser. La gente que viene pregunta más y se flipa con la mezcla de fragancias.

¿No serás ningún asesino en serie? Lo digo porque en el Raval ya había una vampira…

No –se ríe- de momento no. Mmm el perfumista del Raval… suena bien.

No entraré a la trastienda. Me huelo lo peor.

————————————————————————————

Les Topettes. Calle Joaquim Costa 33. Barcelona

Anaid Kupuri, sigue su camino con paso firme

Creadores Shopping

Anaid Kupuri, sigue su camino con paso firme

Anaid Cano, creadora de Anaid Kupuri con Josep, socio de la marca
Anaid Cano, creadora de Anaid Kupuri con Josep, socio de la marca. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Clac, clac, clac… clac, clac, ¡CLAC! El sonido descoordinado de un par de tacones rompe el silencio en el taller de Anaid Kupuri. Es Tobías, el perro de Anaid y Josep, que juguetea con los pequeños restos de estas piezas de madera. Husmea, babea y mordisquea. “Es nuestro control de calidad” bromea Josep.

——————————————————————————-

En cinco años, Anaid Kupuri ha logrado hacerse un pequeño hueco en el mercado del calzado como una marca independiente que transpira individualismo y libertad. Cuenta con una treintena de puntos de venda en Europa y Japón y recientemente ha inaugurado un nuevo espacio en Barcelona, situado en el distrito acomodado de Sant Gervasi, dónde se encuentran expuestos todos los diseños de la nueva temporada.

Los zapatos de Anaid Kupuri están pensados para una mujer que imprima carácter
Los zapatos de Anaid Kupuri están pensados para una mujer que imprima carácter. Foto: Marc González Camps

Intuición, luego profesionalización

La intuición de Anaid Cano y la persistencia de Josep, se esconden detrás de esta marca de zapatos ‘indie’ que ha florecido en un entorno de recesión económica. Ella iba a ser abogada en México, su tierra natal, pero en 2007 aterrizó en Barcelona y decidió cambiar de rumbo “para iniciar una nueva andadura” en el mundo del diseño. Josep se encontraba en una situación parecida. Informático y de patitas en la calle por la crisis. Se conocieron en un curso especializado e iniciaron este proyecto. “Ni Anaid ni yo éramos profesionales del sector pero sabíamos lo que queríamos diseñar” comenta Josep ilusionado. Él lleva bambas, de momento no existe línea masculina aunque no se descarta en un futuro. Ella luce unas Anaid Kupuri, siempre. “Aprendimos gracias a la ayuda de varios expertos que ante el escepticismo del negocio nos explicaron todo el proceso de fabricación” añade Anaid. De momento, (sobre) viven.

Anaid Kupuri crea las hormas y elabora todos los diseños de la marca
Anaid Kupuri crea las hormas y elabora todos los diseños de la marca. Foto: Marc Gonzàlez Camps

El espíritu de Anaid Kupuri

El calzado de Anaid Kupuri tiene espíritu propio. Precisamente, la palabra ‘Kupuri’ significa alma en huichol, una antigua etnia mexicana a la que Anaid reconoce estar muy vinculada “por la diversidad cultural y el vínculo con la naturaleza”. Esta esencia se transmite en la riqueza de formas, colores (predominan los neutros y las tonalidades tierra), estilos y materiales: pieles bien curtidas tejidos, madera y serrajes de primera calidad.

Es un calzado “con vida, que perdura el paso del tiempo” asegura Anaid que apuesta por los diseños minimalistas y atemporales sin renunciar a la elegancia. En este sentido, la diseñadora mexicana no se muestra excesivamente preocupada por las tendencias de cada temporada sino para garantizar que cada una de sus creaciones sea cómoda y duradera.

Anaid Kupuri colección de primavera-verano 2012. Foto: Marc González.
Anaid Kupuri colección de primavera-verano 2012. Foto: Marc González.

Hacha con cerebro

Para calzar un zapato Anaid Kupuri hay que “tener una actitud guerrera en la vida sin abandonar la sensibilidad hacía lo que te rodea” afirma la diseñadora que reconoce que su habitual clientela imprime carácter. Ella también sabe lo que quiere, por eso cada mañana, ya sea con una sandalia escotada o un botín camero se cierra en el taller a elaborar nuevas creaciones que estén a la altura de las exigencias del mercado. Con paso firme y mirando al horizonte. Luego en casa y con Josep, los zapatos desaparecen de su vista.

Anaid Kupuri comparte espacio con la diseñadora de ropa, Maria Roch
Anaid Kupuri comparte espacio con la diseñadora de ropa, Maria Roch. Foto: Marc Gonzàlez Camps

Tienda ROOM: Calle Laforja, 112. Barcelona. Anaid Kupuri comparte espacio con la diseñadora de ropa, Maria Roch.

Todas las fotos de la entrevista las encontrarás al facebook de Tendencias al dente.

 

Anaid Cano, creadora de Anaid Kupuri
Anaid Cano, creadora de Anaid Kupuri. Foto: Marc Gonzàlez Camps