Categoría: Lifestyle

Explosiva moda de baño

Creadores Cultura Shopping Slideshow

Explosiva moda de baño

Camila CTG Bikinis_Tendencias al dente La moda de baño también puede ser única, exclusiva, colorista, artesanal y sostenible. En los últimos años, una nueva hornada de creadores se ha especializado en dar un soplo de aire fresco a estas prendas estivales con diseños atractivos que renuevan una oferta, hasta ahora, centralizada en las grandes marcas. Una de estas propuestas con sello de autor es la de Camila Mediterranean Swimwear.

Camila Carles-Tolrá Galofré lleva el arte en sus venas, herencia también de su madre. Pintura, escultura y ahora diseño. Con 24 años, esta joven barcelonesa abandera una firma de moda de baño sostenible para mujeres con estilo, hartas de ver en los escaparates los mismos diseños de bañadores. Una alternativa a la homogenización de este tipo de moda.

Camila empezó hace cuatro años de forma casi accidental, estando embarazada de su hijo. Entonces diseñó un bikini de patchwork con varios retales que tenía en casa. La prenda gustó y no dudó en elaborar algunos modelos similares que se vendieron al instante en las redes sociales. Visto el éxito, Camila quiso crear una marca propia con espíritu artístico y mano artesana.

El proceso de diseño y confección de las prendas Camila Mediterranean Swimwear es totalmente artesanal. Cada bikini se hace a mano con tejidos y materiales de calidad. Camila crea los patrones de cada modelo y luego, se hacen las copias en un taller de Barcelona, cuidando con mimo hasta el último detalle. Moda sostenible con producción local.

Atolón Bikini es la cuarta colección que presenta y es en sí, su propuesta más madura aunque mantiene su esencia jovial. Una creativa propuesta que combina la comodidad con la sensualidad, a través de una veintena de modelos – bañadores y bikinis- llenos de color con telas elásticas que juegan con el color y las texturas. No hay dos de igual y el tiraje es limitado: unas 50 copias de cada uno.

La colección está inspirada en las Islas Marshall, situadas en el Pacífico Sur y hace alusión a la explosión atómica llevada a cabo en el Atolón Bikini. La propuesta recupera la esencia y la historia del bikini, considerada una prenda inmoral hace 70 años y el gran impacto que generó entre el público de la época. Unas prendas que fueron igual de explosivas que la bomba bikini. En este sentido, la firma recupera la esencia de libertad en una colección de marcada influencia mediterránea.

Camila CTG Bikinis_Tendencias al denteCamila CTG Bikinis_Tendencias al denteCamila CTG Bikinis_Tendencias al denteCamila CTG Bikinis_Tendencias al denteCamila CTG Bikinis_Tendencias al denteCamila CTG Bikinis_Tendencias al denteCamila CTG Bikinis_Tendencias al denteCamila CTG Bikinis_Tendencias al denteCamila CTG Bikinis_Tendencias al dente

Agradecimientos:

MLuz Cañete y Camila de Camila Mediterranean Swimwear

Fotografía: Marc Medina

 

A trip to Antwerp

Cultura Slideshow

A trip to Antwerp

Tendencias al dente_ A trip to Antwerp

Hay ciudades que me ilusionan especialmente y Amberes era una de ellas. Tenía muchas ganas de viajar a la “capital cosmopolita” de Bélgica. No me emociona Bruselas y no me apetecía desplazarme hacia las bulliciosas Brujas y Gante, las que serían las perlas pintorescas de este país de contrastes culturales y lingüísticos. Francés, flamenco, alemán, holandés… mejor todo en inglés y nos entendemos todos.

Una anécdota… En Amberes ni pruebes de hablar en francés. Te miran mal y te responden directamente con un… Flemish or English.

¿Por qué Amberes? ¿Qué tiene de especial?

No os aburriré explicando cada detalle que podéis encontrar en cualquier guía turística pero os daré unos cuantos ‘tips’ imprescindibles:

Moda

Si os apasiona, esta es una de vuestras ciudades. Cuna de ‘Los Seis de Amberes’ de la generación de los 80: Dries van Noten, Ann Demeulemeester, Dirk Van Saene, Walter Van Beirendonck, Dirk Bikkembergs y Marina Yee. Escuelas de diseño, institutos y centros de moda (ModeNatie). La ciudad también cuenta con una de las mejores pasarelas de moda de diseñadores emergentes con desfiles sorprendentes que se celebra cada junio con gran expectación y cobertura mediática. También hay el MoMu, el Museo de la Moda con una colección de más de 25.000 artículos de ropa y complementos. Y si lo vuestro es pasear, el centro está lleno de pequeñas tiendas de diseñadores locales con propuestas más que interesantes. Una curiosidad… La ciudad alberga la boutique más grande del diseñador japonés Yohji Yamamoto. Y si queréis indagar en la marca de referencia de la ciudad, os recomiendo una visita a las tiendas Essentiel Antwerp y por el buque insignia de Dries van Noten, la tienda número 16 de Nationalestraat. ¡Una joya arquitectónica!

Arquitectura

La ciudad exhibe una fusión de estilos arquitectónicos. Desde los tradicionales edificios belgas que encontraréis en la Grote Markt (Plaza Mayor) y alrededores de la catedral; a joyas de estilo neoclásico y Art Nouveau; o el “Templo de Mármol” que se considera la Estación Central de Tren (totalmente recomendable visitarla). Para los amantes de la arquitectura contemporánea es de visita obligatoria el edificio MAS que corona el puerto de aspecto industrial. Y para rematarlo… Un paseo por el puerto a contemplar la actividad en los muelles frente al río Escalda.

Gastronomía

Más allá de los bistró de estética “Amélie”, los restaurantes que fusionan el estilo nórdico con los elementos vintage, los sitios de brunch en mayúsculas, las cafeterías escondidas en tiendas de moda… Amberes es como buena ciudad belga el paraíso de la cerveza negra y el chocolate.

Aquí os doy mis referencias: la cafetería Mademoiselle Moustache; el brunch completo de Tartine; las cervezas Gulden Draak y Leffe Brown; las hamburguesas de Ellis Gourmet Burger y el chocolate ‘premium’ lleva el nombre de Pierre Marcolini y Godiva.

Anticuarios

Y lo pongo como destacado porque os invito a dar un paseo por la calle Kloosterstraat, el paraíso de los muebles, las reliquias y los anticuarios. Productos muy bien conservados a precios más competitivos que en Barcelona. ¡Eso son tiendas y mercadillos y no lo de aquí! Yo me compré un bolso vintage de los años 50 de piel hecho artesanalmente en Bélgica. Pertenecía a la madre de la propietaria que me lo vendió y tiene un aspecto que me recuerda a los maletines que llevaban los médicos a principios del siglo XX.

Street Art

Mención especial se merecen los innumerables grafitis urbanos de Joachim Art con claras referencias a la cultura popular. No hay pared de la calle que se salve de su fuerza visual.

Más allá de las recomendaciones, ya lo sabéis… se descubre callejeando. Sin prisas y disfrutando de cada espacio. Eso son vacaciones.

Tendencias al dente_ A trip to Antwerp amberes39Tendencias al dente_ A trip to AntwerpTendencias al dente_ A trip to AntwerpTendencias al dente_ A trip to AntwerpTendencias al dente_ A trip to AntwerpTendencias al dente_ A trip to AntwerpTendencias al dente_ A trip to Antwerp Tendencias al dente_ A trip to AntwerpTendencias al dente_ A trip to AntwerpTendencias al dente_ A trip to Antwerpamberes35Tendencias al dente_ A trip to Antwerpamberes42amberes16 Tendencias al dente_ A trip to AntwerpTendencias al dente_ A trip to AntwerpTendencias al dente_ A trip to AntwerpTendencias al dente_ A trip to AntwerpTendencias al dente_ A trip to Antwerpamberes38

Creadores Cultura Slideshow

Etnia Barcelona: Tradición, color y cultura

Etnia Barcelona by Tendencias al dente

Existen marcas que transmiten valores, explican historias interesantes y se vinculan con el territorio que las ha visto nacer. Son firmas con valor añadido que, más allá de su posicionamiento y sus características técnicas, logran diferenciarse del sobresaturado mercado de los accesorios de moda. Este es el caso de Etnia Barcelona, la desenfadada firma de gafas que se sustenta en tres gruesos pilares: tradición, color y cultura.

Seguir leyendo

Lujo en la nieve

Cultura Eventos Slideshow

Lujo en la nieve

Lujo en la nieve by Tendencias al dente

Os lo confieso. Me da miedo esquiar. Le cogí pánico desde que me pegué el tortazo del siglo hace más de 15 años. Lo recuerdo como algo traumático con medio pellejo de la cara quemado y hematomas decorativos que me daban un aire dantesco. Ahora me parece ridículo pero, en plena adolescencia de patito feo, asemejarse al Fantasma de la Ópera durante unos meses no era el mejor bálsamo para la autoestima.

Lujo en la nieve by Tendencias al denteLujo en la nieve by Tendencias al dente

Y ahí lo dejé. Poniendo excusas, año tras año, para no ir a la montaña nevada hasta hace unas semanas que me invitaron a vivir un fin de semana de lujo en Andorra, en el inmenso complejo de Grandvalira. La visita incluía esquiar durante una jornada. Terror, sudor frío. ¿Se van a dar cuenta que para mí ascender por el telecabina es como ir directa al matadero?

Òscar, el monitor Top Class que me asignaron se dio cuenta de mi risa nerviosa, antesala del pánico disimulado que  vendría después. Para más ‘inri’ me pedí que me enseñara snowboard, pensé que cambiando de modalidad me sentiría más segura para hacer las paces con las pistas. Y funcionó. Durante tres horas me mostró de forma didáctica y distendida lo más básico: girar, frenar, controlar el cuerpo y bajar con -más o menos gracia- la pendiente. Hubo batacazos, gritos de emoción y carcajadas. Pero conseguí perderle algo de respeto a la nieve. ¡Gracias Òscar por la paciencia!

Lujo en la nieve by Tendencias al denteLujo en la nieve by Tendencias al denteLujo en la nieve by Tendencias al dente

Probé otras actividades que me divirtieron: un paseo con trineo arrastrado por perros de competición (mushing) y una excursión con motos de nieve donde después de un inicio accidentado -casi me meriendo un árbol- le cogí el tranquillo y empecé a darle gas, sintiéndome en la piel de un personaje de la mítica serie infantil Waky Races. Yo como “Crazy Mary y su motosiera veloz”.

Lujo en la nieve by Tendencias al dente

El après-ski fue excelente en el acogedor Sport Hotel Hermitage & Spa de Soldeu, un encantador alojamiento de cinco estrellas que contaba con una decoración alpina cuidada al más mínimo detalle. Entramado de maderas, techos altísimos y mullidos sillones de piel que invitaban a tomar una copa con vistas a la montaña. Concretamente un White Russian y un Old Fashion. Mencionar el lujoso Sport Wellness Mountain que el hotel alberga en su interior. 5.000 m2 distribuidos en cinco plantas con piscinas con diferentes temperaturas, surtidores de hidroterapia, jacuzzis, masajes subacuáticos, salas de masajes… Un paraíso del relax a 1.850 metros de altura.

Lujo en la nieve by Tendencias al denteLujo en la nieve by Tendencias al denteLujo en la nieve by Tendencias al dente
Considerada el nuevo lujo, la gastronomía estaba al mismo nivel que el resto de los servicios con seis restaurantes que cuentan con una renovada oferta capitaneada por dos chefs con una estrella Michelin: Nandu Jubany y Hidei Matsuhisa. A destacar: los extensos desayunos con una carta que representaba casi todos los manjares del mundo.Lujo en la nieve by Tendencias al denteLujo en la nieve by Tendencias al dente

En definitiva, una experiencia 360 grados que jamás olvidaré. ¿Miedo a esquiar? Algo menos…

Lujo en la nieve by Tendencias al denteLujo en la nieve by Tendencias al dente

Agradecimientos:

Grandvalira

Sport Hotel Hermitage & Spa

Fotos: Chicken_Panic

A trip to Stockholm

Cultura Slideshow

A trip to Stockholm

A trip to Stockholm by Tendencias al dente

El invierno no ha llegado aún en Barcelona y no creo que lo vaya hacer a medio plazo. Vivimos un otoño atípico o una primavera temprana que no hace más que ponerme los pelos de punta. Harta de este eterno período de entretiempo y como no me va lo de posar con un atuendo alpino a 18 grados por la ciudad hice una escapada a una destinación fría estas pasadas fiestas navideñas. Y me fui al norte, muy al norte.

No había estado nunca a un país nórdico y menos en invierno que es como un suicidio para alguien de sangre mediterránea. Pero lo dicho, me apetecía aires helados y casas muy calientes. Justo lo contrario que aquí. Estocolmo me tiró de inmediato y no porqué hiciera una investigación exhaustiva de sus atractivos –que son muchos- sino porque me lo sugirió un buen amigo, experto en territorio escandinavo. Además habla sueco, así que mejor para entenderse y entendernos.

Alquilamos un apartamento en el barrio bohemio de Södermalm, situado en una isla al sur de la capital, cerca de la plaza Maria Torget y allí instalamos nuestro campamento. Bajo la atenta mirada del danés Mads Mikkelsen, protagonista de Hannibal –para mí, obra maestra- hicimos muchas de nuestras comidas suecas a base de rúcula, salmón, huevos, zumos varios y quesos por doquier untados con tostas Wasa. Con el apetito saciado, recorrimos durante el día –y alguna noche- toda la ciudad en busca de sus encantos más singulares. Los bellos y los feos.

Más allá de la euforia de Abba, las novelas de Stieg Larsson, los renos luminosos y los cutre gorros de vikingos -si Ragnar Lothbrok levantara la cabeza…- ‘malgastamos’ el tiempo haciendo lo que más nos gusta: callejear sin rumbo fijo, hacer un poco el cafre y descubrir locales: cafeterías, restaurantes, pubs con conciertos en directo y tiendas de diseño para encontrar las últimas tendencias en decoración a precios de “mírame pero no me toques”. Concretamente, me enamoré de dos anticuarios que tenían la tetera y las tazas de hojas del diseñador y ceramista Stig Lindberg. Así para recordar, mencionar una visita el Vasa Museum y una gloriosa fiesta de Fin de Año en casa de nuevas amistades suecas de aquellas que conoces una noche de juerga en la que acabas bailando descalza entre decenas de pies pisando la cerveza desparramada en la alfombra de motivos arabescos del comedor. El resto del loft, diseño 100% escandinavo.

A trip to Stockholm by Tendencias al denteA trip to Stockholm by Tendencias al denteA trip to Stockholm by Tendencias al denteA trip to Stockholm by Tendencias al denteStockholm 12A trip to Stockholm by Tendencias al denteA trip to Stockholm by Tendencias al denteA trip to Stockholm by Tendencias al denteA trip to Stockholm by Tendencias al denteStockholm 8A trip to Stockholm by Tendencias al denteA trip to Stockholm by Tendencias al denteStockholm 14A trip to Stockholm by Tendencias al denteA trip to Stockholm by Tendencias al denteA trip to Stockholm by Tendencias al denteA trip to Stockholm by Tendencias al dente

Agradecimientos:

Fotos: Chicken Panic

A trip to Stockholm by Tendencias al dente