Creadores, Cultura, Slideshow

Aromas silvestres

Brava Nariz es una propuesta disruptiva dentro del sector de la perfumería nicho: captura los paisajes silvestres del Ampurdán a través de sus plantas, los destila y los convierte en perfumes que recrean fielmente esta naturaleza indómita para explorar la propia individualidad. Una marca tan atípica, atrevida y salvaje como su propietario, el polifacético Ernesto Collado (Barcelona, 1974). Este emprendedor anti académico y experimental cambió la creación escénica contemporánea por las exploraciones sensoriales. El mundo del gesto por el seductor universo de las fragancias sin abandonar su peculiar gusto por la ética y la estética. La obsesión por el concepto. Collado se un verso que va por libre. Una nota olfativa disonante que enmascara con los olores de su estimado Ampurdán.

[Entrevista publicada en Oci.cat, suplemento de ocio y tendencias de 20M]

Ernesto Collado: “El olfato nos permite conectar con nuestra condición animal”

 

¿Por qué un buen día te levantas y decides pasturar por el Ampurdán para extraer su esencia?

De hecho, no se me ocurrió así a la brava, sino que sucedió poco a poco.. Decidí emprender este proyecto a partir de una dolencia neuronal que sufro, desde hace una años, que se llama fantosmia y me produce alucinaciones olfativas, es decir, mi cerebro crea olores que no existen en realidad. Esto hace que desarrolles una percepción olfativa muy diferente y te hace ser más consciente que nunca, de hasta qué punto el sentido del olfato es vital. 

¿Y como te curaste?

El proceso de recuperación consistió en entrenar mi cerebro a diferenciar la realidad de la alucinación. El neurólogo me recomendó hacer olfacciones diarias de olores que reconocía, que me eran agradables y me provocaban sensación de bienestar. Cómo vivo en el Ampurdán y me gusta mucho andar por sus parajes naturales empecé a hacer paseos olfativos husmeando cada planta: romero, resina de pino, lentisco… Cada olor que ya conocía me despertaba un sentido y una emoción muy identificada. Y así es como recuperé mi olfato.

El olfato es el sentido que nos remite al pasado.

Y también es el más primitivo y el que nos recuerda mejor nuestra condición animal. De hecho, creo que por eso es el sentido más despreciado de todos porque nos hace pensar que si olvidáramos todas las convenciones sociales y volviéramos a nuestros ancestros, nos estaríamos oliendo el culo todo el rato.

De hecho, cuando tenemos relaciones íntimas lo primero que hacemos es oler a nuestro compañero. 

¡Tal cual! El olor entre animales es pura química.

¿Las fragancias tienen género?

Son “sinsex”, no me gusta la palabra unisex. Nuestras fragancias exploran la individualidad, es decir, son aptas para a todas las naturalezas porque la naturaleza está llena de sorpresas y de posibilidades.

Ernesto Collado: “Nuestras fragancias son sinsex, exploran la individualidad porque la naturaleza está llena de sorpresas y posibilidades”

 

Tu abuelo, José Collado Herrero fue un destacado químico perfumista. Quién lo habría dicho que seguirías la tradición… 

¡Ya ves! Dentro de mi familia siempre se señalaba a alguien con el dedo como posible heredero del talento de mi abuelo y mira, al final me ha tocado a mí.

La diferencia es que tú te has movido por el instinto con un aprendizaje autodidacta. 

Exacto y también por la curiosidad. Fui a Grasse a formarme porque quería saber como se capturaba un aroma de una planta o incluso, el de una persona. 

¿El de una persona? No querrás emular al atormentado personaje del libro ‘El Perfume’, ¿verdad?

No tengo este tipo de instintos -se ríe-, pero sí que es verdad que en esta etapa por la ciudad provenzal exploré y jugué con todo tipo de olores. Al verme tan experimental, muchas personas me comparaban con el personaje de Jean Baptiste Grenouille, y esto que no me había leído el libro y no entendía porque me lo decían. En mi caso, reitero: puedes estar tranquila, ¡nadie corre peligro!

¿Qué es una captura olfativa y cómo consigues destilar la esencia de cada planta?

Es el proceso creativo que hacemos antes de empezar a formular un perfume. El ingrediente más importante es el tiempo porque no se trata solo de explorar sensorialmente un paisaje, sino dejar que este paisaje se impregne de nosotros. También hay que tener en cuenta que el paisaje cambia en función del día, la hora, la estación del año… ¡Nunca es el mismo! Después hacemos una recolección silvestre y destilamos todas las plantas conjuntamente. Esto, desde un punto de vista perfumístico es una herejía, pero lo hacemos así porque el concepto de aislamiento no existe en la naturaleza. Una vez tenemos la captura olfativa volvemos al paisaje original y comparamos. Si la esencia nos produce las mismas sensaciones y emociones  es que está bien hecha porque refleja la realidad.

¿Qué permisos habéis pedido para extraer plantas silvestres?

En España, la recolección silvestre tiene vacíos legales. Nunca actuamos en una zona protegida, pero no hay una legislación marcada para las fincas privadas. Brava Nariz contactó con una bióloga para hacer un estudio del entorno natural y averiguar qué zonas se podía hacer una recolección sostenible para garantizar la regeneración y el equilibrio del medio ambiente. También hacemos contratos de cesión de recolección con las fincas privadas, donde nos interesa recolectar ciertas plantas y los ayudamos a limpiar las zonas de otras especies invasoras.

¿Prevés exportar este modelo a otros paisajes naturales?

Pues sí. De hecho está previsto impulsar dos proyectos aromáticos: uno se llama ‘Pirene’ una fragancia con flores de alta montaña de los Pirineos y, el otro es ‘Extremo’, un perfume que capta la esencia de Extremadura donde también tengo familia.

Entonces ‘Brava *Nariz’ es un proyecto más ambicioso del que parece…

Mi sueño es elaborar un mapa olfativo de la Cuenca del Mediterráneo y me gustaría hacer una serie documental por capítulos. Imagínate capturar la esencia de Libia, Marruecos, Egipto, Grecia o Macedonia. ¡Una maravilla! -cierra los ojos y respira profundamente-.

Por cierto, y tú Ernesto, ¿a qué hueles?

¿Yo? Mi olor lo identifico con el olor a acre.

¿Y con qué perfume te identificas?

Yo soy de ‘Muga’. Es muy aromático y es totalmente opuesto al olor a acre.

Fotos: Marc G. Camps

Periodista de moda y tendencias. Desnudo al que viste.

Escribe un comentario