Decoración, Foodie, Slideshow, Un plan para 2

El origen del Somiatruites

Xavier Andrés y David Andrés (Igualada, 1984 y 1987) han creado la simbiosis perfecta con el Somiatruites. Un proyecto integral (y sentimental) que fusiona la arquitectura con la restauración, respetando la estética del barrio industrial del Rec de Igualada. Recientemente han estrenado la última pieza del rompecabezas: un hotel que mantiene la filosofía sostenible y de proximidad que los caracteriza. La cohesión y la coherencia, siempre por delante. Los hermanos Andrés son un ejemplo de valentía, tenacidad y creatividad, dentro de una generación de jóvenes que lucha por encontrar su espacio. Un sueño hecho realidad.

[Entrevista publicada en Oci.cat, el suplemento de ocio y cultura del diario 20 Minutos]

Xavier Andrés: “ Si crees en algo, lo deseas, lo trabajas y lo amas, acaba funcionando“.

¿Cómo se cocinó este proyecto que combina magistralmente la arquitectura y la gastronomía?

Xavi: Hace años que lo teníamos en mente. Como arquitecto, tenía la necesidad de diseñar un edificio en un espacio tan emblemático por su ubicación en el barri del Rec y su valor familiar, y David quería idear un proyecto gastronómico que nos vinculara y nos permitiera echar raíces en la ciudad que nos ha visto crecer en todos los aspectos.

David: Eran tiempos complicados por la crisis y, ante proyectos volátiles, creímos que lo mejor era hacer algo cerca de nuestros.

¿Por qué se llama Somiatruites?

Xavi: Se llama así porque nació con una voluntad utópica de querer abrazar un proyecto pluridisciplinar. Al principio, era un estudio de arquitectura, después se amplió a restaurante, luego queríamos hacer espacios creativos y talleres para niños, y ahora, también es un hotel. Recuerdo que mientras pensábamos en estos orígenes, íbamos en coche hacia la playa al apartamento de nuestra abuela y escuchando la canción ‘Somiatruites’ de Albert Pla se nos encendió la bombilla.

En el piso de arriba se invita a soñar y en la planta baja se pueden comer tortillas entre otros platos…

Xavi: ¡Exactamente! Aunque tiene narices que al final acabe siendo una palabra compuesta que hace referencia a las dos vertientes: la del hotel y la del restaurante -ríe.

La familia es crucial para entender la identidad del Somiatruites.

David: Totalmente. Somos una familia pequeña, quizás a veces poco cariñosa, pero estamos muy unidos y mantenemos unos vínculos emocionales extremos. Nuestros padres nos han transmitido el valor del trabajo, de apreciar la ciudad y la cultura, y nos han dado todos los medios posibles para que podamos desarrollar esta sensibilidad a nuestras profesiones.

La historia de vuestros abuelos también forja este proyecto.

David: Nuestro abuelo paterno provenía de una familia de artistas. Era un gran pintor y así se ganaba la vida. Mi abuelo se enamoró de mi abuela: una mujer fuerte y trabajadora que venía del campo y se trasladó a Igualada para curtir pieles. Provenían de dos mundos diferentes, pero como romántico que era nuestro abuelo se le ocurrió que podían trabajar juntos en un proyecto que uniera sus trabajos: el textil con el arte. Es así como crearon una empresa de estampación donde ella podía coser y tejer, y él pintaba sobre la ropa. Desafortunadamente, cuando el negocio empezó a funcionar al cabo de un año, “el abuelo del cielo”, como lo nombramos, se fue y mi abuela con sus dos hijos hicieron grandes esfuerzos para sacar la familia hacia adelante. Por este motivo nuestra familia está tan unida y este proyecto nos vincula a todos. ¡Esta fuerza ha sido el gran éxito del Somiatruites!

¿Cómo apreciamos el carácter de la nueva generación en el proyecto?

Xavi: El carácter del Somiatruites lo genera la voluntad de integrarse en la ciudad de Igualada con un proyecto a medida que conecta estéticamente a través de la arquitectura con el barrio del Rec y mantiene estos valores familiares con otros nuestros, como que sea sostenible, asequible y divertido. El Somiatruites es un proyecto pensado en el momento en que vivimos y nos apasionan los detalles y las cosas bien hechas.

Sostenibilidad, proximidad y accesibilidad. ¿Es así como la arquitectura se integra con la cocina?

Xavi: Estos adjetivos se aplican en todo el proyecto. En nuestro caso es una manera de vivir y de proyectar una filosofía compartida. Por ejemplo, velamos por una arquitectura sostenible basada en el abastecimiento. En la azotea tenemos un huerto y un corral con gallinas donde producimos muchas materias primas necesarias para la elaboración de los platos del restaurante, la estructura del edificio está pensada para aprovechar el calor y ahorrar energía, los materiales que utilizamos son orgánicos … Hay tantas cosas en común que se nutren mutuamente que, por eso termina siendo un proyecto coherente.

David: Además, a mí me encanta la arquitectura. De hecho, yo soy el arquitecto fracasado.

¿En serio? Al menos has descubierto un gran talento en los fogones.

David: Sí, yo estudié arquitectura como Xavi, pero él era el talentoso de la familia -sonríe-. Con el tiempo me di cuenta que no acababa de encajar y cogí un nuevo camino: el de la cocina, donde también podía ser creativo y artístico. A veces, es necesario dar un paso atrás, para luego, hacer muchos adelante.

¿Qué es lo que valoráis más el uno del otro?

Xavi: Tenemos caracteres opuestos y maneras diferentes de hacer las cosas, pero podemos decir que somos muy iguales porque compartimos los mismos valores. De David aprecio mucho su perfeccionismo y la pasión por los detalles.

David: Como hermano mayor, Xavi es protector y defensor de los que ama. Es una persona muy creativa, resolutiva y brillante. ¡También es el tipo más trabajador que he conocido!

Entonces como hermanos y socios, ¡no existen rivalidades!

Xavi: ¡Para nada! Los éxitos de David los valoro más que mis propios. Compartimos un proyecto y una familia. Lo compartimos todo.

David: ¿Rivalidades? Ninguna. Xavi siempre me ha defendido y ha estado pendiente de mí en todo momento. Me siento orgulloso de esta capacidad de simbiosis y ayuda mutua.

¿Cómo concebís el éxito? Formáis parte de una generación que lucha constantemente para conseguir un trabajo digno.

David: Para mí el éxito es haber encontrado un trabajo que me hace feliz, una persona que me hace feliz y un proyecto que me apasiona. El Somiatruites es un proyecto divertido y alocado de dos personas reflexivas que teníamos las cosas claras y nos arriesgamos en hacerlas. Detrás hay mucho esfuerzo y muchas horas de razonamientos.

Xavi: Triunfar en nuestra generación es difícil porque podemos estar preparados, trabajar como burros y no prosperar. Aun así, me gustaría lanzar un mensaje positivo a los jóvenes. Si crees en algo, lo deseas, lo trabajas y lo amas, acaba funcionando. Lo haces porque es tu sueño y los sueños se pueden cumplir.

¿Cuáles son vuestros sueños futuros?

Xavi: Que esto funcione, que lo podamos disfrutar y … ¡que lo podamos pagar! -sonríe.

Entrevista: Maria Almenar

Fotos: @theblackchickenproject

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.