Creadores, Moda, Recomendados

Bajo el hechizo de Teresa Helbig

Siempre tengo esa agradable sensación de estar en un estado de encantamiento transitorio cuando accedo al atelier de Teresa Helbig (Barcelona, 1968). Desde el primer instante, cuando atravieso el portal modernista que custodia el espacio situado en pleno Ensanche, hasta llegar a pocos metros al segundo acceso de cristal que da paso a esa cueva de las maravillas contemporánea, donde las creaciones que adornan el showroom brillan por su buen saber hacer, su meticulosidad y la abundancia de detalles preciosistas. Una moda que embellece y otorga poder a sus portadoras.

A los pocos minutos de estar embelesada por los vestidos que veo y toco con sumo cuidado, aparece Teresa Helbig con paso ligero, gestos nerviosos pero amigables y una amplia sonrisa que desborda. Melena midi ondulada sin excesivo maquillaje, jersey de cuello cisne con sus característicos shorts que acompaña con botines de tacón que estilizan aún más su figura delgada. Estilo 100% femenino con un punto aniñado y cierto toque rebelde que recuerda a una de esas musas francesas de los años 70 que venera la firma. En sus dedos no faltan sus amuletos, presididos por la ostentosa Panthère de Cartier. Ese es seguramente el animal que la representa como bruja, juntamente con Busa, su bulldog francés que, en el momento de la entrevista, estaba ausente.

Con Teresa hablamos de feminismo. Y lo hacemos a través de la premiada ‘I Put A Spell On You’, que revolucionó la última edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid al exponer el poder de la mujer, a través de un congreso de brujas de mirada amable con vestidos que ejercen de talismán. Un mensaje en clave feminista que se adueñó de la pasarela, embrujando a los presentes con sus poderes mágicos que no son otros que la libertad, la singularidad, la convicción y la valentía. La moda como arma de doble filo, porque embellece y empodera. “Es simplemente tu amuleto”, en palabras de la diseñadora.

[Entrevista publicada en el Magazine Lifestyle, el suplemento de ocio y tendencias de La Razón]

Las brujas te han traído suerte. ¡No podían ser malas!

¡Al contrario! Esta colección fue especial desde el principio porque la sufrimos y la disfrutamos mucho todo el equipo. Nos divertía centrar nuestra narrativa en una convención anual de brujas que vienen de todas partes del mundo. Son mujeres poderosas que hablan idiomas diferentes, tienen edades dispares y han llevado vidas distintas, pero tienen algo que las une. Y ese vínculo de unión es la libertad y la fuerza interior.

Me parece muy interesante la metáfora que existe entre la bruja y la mujer libre e independiente.

Sí, porque buscábamos darle la vuelta al concepto de bruja como símbolo de lo maléfico, lo desconocido o lo irracional. Esta colección es nuestro particular homenaje a todas las mujeres que han sufrido, que han sido señaladas con el dedo por ser singulares, especiales, excéntricas o simplemente diferentes. Despojamos a la bruja de esta carga simbólica que ha tenido a lo largo de la historia para reivindicar la mujer independiente que sigue su instinto. Y, bajo este punto de vista, aclamamos con orgullo que somos brujas.

¿Cuáles han sido estas mujeres poderosas que te han inspirado?

Hay muchísimas. Me inspiran las mujeres que luchan en su día a día para derribar clichés y reivindicar su espacio, desde escritoras, directoras de cine hasta amas de casa, no me importa su condición o su relevancia en la esfera pública. Todas somos iguales, todas somos poderosas y tenemos que seguir luchando a través de nuestro trabajo. Evidentemente, a nivel estético también me inspiro en las brujas de las series actuales: desde los remakes de ‘Sabrina’ o ‘Suspiria’ a las brujas de la serie ‘American Horror Story’.

En la pasarela, cada bruja era única y esa singularidad se potenciaba a través de su atuendo, donde la naturaleza y los animales como dragones, lechuzas, panteras o libélulas estaban presentes.

Exactamente. Si hablábamos de brujería y de magia blanca la fuerza de la naturaleza debía de tener un papel protagonista. Las mascotas que acompañan a las mujeres sirven de símbolo y de metáfora de las cualidades que queremos destacar para las helbigirls, como la sabiduría, la audacia, la prudencia, la valentía… También los colores son simbólicos: desde los dorados orientales, los negros esotéricos, los verdes que hacen referencia a los bosques, los rosas feministas o los granates victorianos.

¿Qué nos puedes destacar en materia de investigación de tejidos?

Cada vestido esconde horas y horas de trabajo y la apuesta por nuevas técnicas de costura. ¡Nos aburriría mucho hacer siempre lo mismo! Empleamos tejidos creados tras un proceso de investigación en el atelier, hay plumetti, cuero troquelado, detalles en cristal, encaje de bolillos, terciopelo, tartán, estampados de animales creados por nosotros… La magia está en cada detalle.

El vestido es un símbolo del poder interior. Una bella arma estética. ¿Es así?

Exactamente. Un vestido empodera: es tu varita mágica, tu escoba. Te da seguridad y una firmeza única. Hacemos moda que sea elegante y chic, pero sin abandonar nuestro punto gamberro y canalla. Aun así, el vestido no lo es todo. En Teresa Helbig la única seducción en la que creemos es la que nace de la fuerza de la inteligencia, la convicción en los propios valores, la coherencia y la honestidad.

La moda al servicio del empoderamiento de la mujer.

Siempre ha sido así, desde nuestro primer vestido hace 25 años. En nuestro taller somos el 95% mujeres y hacemos costura por y para mujeres. Sabemos lo que queremos y lo que necesitamos.

Teresa Helbig: “La única seducción en la que creemos es la que nace de la fuerza de la inteligencia, la convicción en los propios valores, la coherencia y la honestidad”

Por cierto, Teresa Helbig es la encargada de diseñar los nuevos uniformes de Iberia, tomando el relieve de grandes agujas como Pedro Rodríguez, Manuel Pertegaz, Elio Berhanyer, Alfredo Caral o Adolfo Domínguez. ¿Crees que tendría que especificar que eres la primera mujer que lleva a cargo esta tarea?

Es evidente que soy la primera mujer en la historia que diseña los uniformes de Iberia, pero no me gusta que se creen titulares ni noticias enfocadas solo al género. No tendría que importarnos si quien hace los uniformes es un diseñador o una diseñadora. Supongo que aún tenemos estigmas y no nos damos cuenta de ello. Poco a poco tenemos que cambiar la mentalidad.

Faltan pocos meses para que entren en vigor los uniformes. ¿Qué retos a nivel de diseño se te plantean?

Nuestro mayor objetivo es aunar la comodidad y la practicidad con la estética de las prendas. Luchamos para mantener su funcionalidad con tejidos resistentes, que se puedan lavar con facilidad y a la vez, que haya un patronaje basado en la sastrería, que define nuestra esencia. Es importante que no se desvirtúe.

¿Dónde encuentras el mayor hándicap?

Tenemos que vestir a 1.500 personas y es importante que toda la plantilla de Iberia viaje cómoda y se sientan ellos mismos. El principal reto es que estén orgullosos de vestir ese uniforme.

Me he fijado en que todos los uniformes son del mismo color: azul marino. ¿Es esta tonalidad un símbolo de la lucha por la igualdad? De hecho, un discurso similar mantiene la directora creativa de Dior, Maria Grazia Chiuri, con el uso de este color.

Pues de la misma manera pensamos todo el equipo. En nuestro caso, hemos creado un azul oscuro que no es el azul marino clásico. Buscábamos un color que simbolizara la profesionalidad y la elegancia, que fuera neutro, impecable y atemporal. Un color que uniformizara para no distinguir géneros para que todo el personal se vea igual.

Fotos:

J. Dalmau y Mario Mira Torró

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.