Creadores, Slideshow

Entrevista Berta Cabestany

Berta Cabestany (Barcelona, 1989) va por libre, a medio camino entre Londres y Barcelona, con su firma homónima de wearable couture: ropa de alta costura pensada por el día a día. Un sello femenino, creado a finales del 2016, donde se combinan sutilmente el color, los tejidos y las siluetas juveniles con las técnicas artesanales como los bordados que imitan el dibujo más espontáneo. Tradición al servicio de la modernidad en una marca fresca que enamora a las nuevas generaciones.

[Entrevista publicada en Oci.cat, el suplemento de ocio y cultura del diario 20 Minutos]

La fórmula es picar piedra”

Un proyecto que une dos capitales. ¿Por qué?

Viví en Londres trabajando como personal shopper de lujo y desde allí, conocí las necesidades de la clientela y el consumo de moda que tenían. Cuando volví a Barcelona comprobé que la mentalidad de aquí era diferente, menos arriesgada. Durante la concepción de mi marca tuve claro que conectaba mejor con el espíritu de Londres: más cosmopolita, abierto de miras y sin miedo a la experimentación. Y por eso el proyecto empezó en Londres.

Tu corazón está dividido…

Sí, porque me gusta vivir en Barcelona y aquí tengo mi pequeño atelier, pero en Londres tengo la mitad de mi equipo: el departamento de comunicación, la parte comercial y sobre todo nuestros clientes más importantes.

Explícame el concepto que defiendes: el wearable couture.

Siempre me han apasionado las técnicas de Alta Costura, pero sabía que era una manera de trabajar muy limitada y que no podía llegar a todos los públicos por los costes y el precio final que representa. Por otro lado, también quería hacer piezas cómodas con un punto más sofisticado. Por eso, con Berta Cabestany he unido los dos conceptos al hacer alta costura que se pueda llevar por la calle, más allá de las ocasiones especiales.

¿Cómo se materializa?

Con piezas trabajadas hasta el último detalle y elaboradas con tejidos de calidad y pequeños detalles que marcan la diferencia.

¿Qué técnicas artesanales utilizas?

Cada temporada incorporo alguna técnica nueva como bordados, calados, punto de cruz, la inclusión de gomas elásticas, el blind drawing… Siempre intento innovar en cada colección para sorprender al consumidor.

¿En qué consiste la técnica del blind drawing?

Se trata de poner mucha atención a un objeto e intentar dibujarlo sin mirar el papel. El resultado, ¡es muy interesante y abstracto! La idea es aplicar esta técnica en la mayoría de los bordados que hago y que plasmo en sudaderas y camisetas.

También das importancia a la personalización a través de tus dibujos…

Sí, lo hago por encargo a través de la página web. El cliente me pide un dibujo determinado y le doy forma de manera exclusiva añadiendo su nombre y también mi firma. Es una manera de trabajar de forma directa y personalizada.

La personalización es el nuevo lujo accesible…

Exactamente. Creo que hoy en día estamos necesitados de sentirnos únicos porque venimos de toda la mentalidad del fast fashion y a través de piezas personalizadas consigues que sean únicas y hechas a tu gusto.

El color también define la esencia de Berta Cabestany. ¿Es por este motivo que lo denominas un proyecto de “moda alegre”?

Sí, me gusta mucho el color y es uno de los rasgos característicos de la marca junto con los tejidos, las siluetas y los patrones. Creo que tenemos que perder el miedo al color, yo antes lo tenía.

¿A sí? ¿Y que te hizo cambiar de opinión?

Pues descubrí que los colores influyen en el estado de ánimo. Yo misma no soy de vestirme de forma muy excéntrica, pero observé que cuando hacía mal tiempo o me sentía triste, por algún motivo, siempre llevaba una prenda de un color más alegre. Recuerdo un jersey rojo que me hacía sentir especialmente bien. A partir de aquí, empecé a probarme colores y me animé. Ahora reconozco que soy más atrevida.

Eres joven y tu marca ahora cumple dos años. ¿Por qué decidiste emprender con tu negocio?

Al comienzo le tenía un poco de respeto porque me hubiera gustado contar con más experiencia antes de lanzarme, pero soy muy inquieta y vi que la única opción para hacer el que realmente me gustaba era impulsar mi proyecto.

En busca de una voz propia…

No es un camino fácil, pero tampoco lo es abrir un restaurante o cualquier otro trabajo que implique ser emprendedor. Todo es probarlo y cuando estás trabajando para ti mismo entiendes la moda en todos sus ángulos y sentidos.

¿Qué les dirías a los que empiezan?

Pues que no se tomen la moda tanto a pecho, pero que tampoco le falten el respeto. La moda no es un juego y detrás de una marca existe un proyecto económico y una estructura empresarial sólida. También les recomendaría que pongan muchas ganas, que dediquen tiempo y esfuerzos, y que lo hagan siempre con alegría y positivismo.

Esto me hace pensar que tu logotipo es un pájaro carpintero. ¡Toda una declaración de intenciones!

Exacto. La fórmula del éxito es trabajar mucho, picar piedra día tras día, para conseguir lo que quieres. Al final, todo tiene recompensa.

Entrevista: Maria Almenar para 20 Minutos

Fotos: J. Dalmau

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.