Creadores, Shopping

Eliurpí: el accesorio es el todo

Elisabet Urpí está viviendo un momento dulce. Una transición hacia la madurez creativa donde la diseñadora barcelonesa de sombreros artesanos se está popularizando más allá de nuestras fronteras. Junto a su pareja, el fotógrafo Nacho Umpiérrez, la firma Eliurpí, creada en 2010, sigue creciendo de forma orgánica sin perder el encanto del pequeño formato como reivindicación del origen. Del gusto por el detalle, los tejidos orgánicos, los estampados florales y la esencia romántica. Cuando el accesorio es el todo…

Eliurpí ha hecho un giro en su concepción, empezando por un cambio de ubicación de la tienda insignia: te mantienes en el barrio Gótico de Barcelona, aunque en un nuevo espacio. ¿Es ese el primer paso de la transición?

Es verdad que el cambio de la tienda representa una primera etapa para seguir adelante y era un proyecto que a Nacho y a mí nos hacía ilusión. Nos encanta el barrio y la calle donde estamos situados – Baixada de Santa Eulàlia- porque encaja a la perfección con la filosofía de la marca.

Eliurpí también ha hecho un salto internacional y tus sombreros se comercializan en las principales capitales del mundo. ¿Cómo lo estás viviendo?

Las ventas nos van muy bien, especialmente las que provienen de ciudades como París, Londres o Los Ángeles. A veces no te esperas que puedas llegar a vender más fuera que dentro. Eso no quiere decir que en la tienda no haya notado cambios: el cliente está más receptivo al producto y mantengo a mis clientas de toda la vida que entienden mis diseños desde el principio. Eso para mí es lo más importante.

Lo local siempre gana un significado especial dentro de un mercado global…

Yo siempre he tenido claro que no soy una diseñadora de masas. Siempre tendré un cliente exclusivo y reducido, pero también es precisamente lo que busco. Sumar nuevos puntos de venta fuera, manteniendo los que tengo aquí. Y siempre con la certeza que esos clientes están encantados con mis sombreros.

Siempre he tenido claro que no soy de masas”

Navegando en tu Instagram, uno de esos clientes adictos a los sombreros Eliurpí es la reina del burlesque, la despampanante Dita Von Teese. ¿No te parece abrumador?

Sinceramente fue una grata sorpresa. Nosotros no sabíamos que Dita le encantaban nuestros sombreros porque se compró varios modelos en la web utilizando otro nombre y nos dimos cuenta de la compra una vez nos etiquetó en su cuenta de Instagram con dos sombreros de la nueva colección. ¡Cuando lo vimos alucinamos! Entendemos que le deben gustar sin ninguna contraprestación a cambio porque nos etiqueta siempre que lleva un diseño Eliurpí.

Ese guiño se traduce en más popularidad…

Es evidente que cuando un cliente tiene más fama internacional tus sombreros están en boca de todo el mundo. Quizás no siempre se traduce en una venta directa al momento, pero genera tráfico: hace que la gente pregunte, que suban las visitas en la web y que tu nombre vaya sonando. También agradezco muchísimo que alguien como ella, que podría tener cualquier marca que deseara se fije en nosotros y que se tome la molestia de explicar de quien se trata.

A eso se suma un nuevo apoyo desde fuera. Esta vez se trata de la revista de moda más influyente: la edición norteamericana de Vogue que sacó un artículo Eliurpí hace unos meses. ¿No resulta paradójico que sean los medios que se sitúan al otro extremo del mundo los que descubran diseños locales con enorme potencial?

La verdad es que sí, pero esto siempre ha pasado y yo me llevo la parte positiva de todo esto que es que tu marca empiece a sonar fuera de aquí y que tengamos más puntos de venta internacionales.

Cuando Dita Von Teese nos compró varios sombreros alucinamos”

¿Dónde se puede comercializar Eliurpí fuera del país?

Ahora mismo tenemos 7 puntos de venta y van en aumento. Son tiendas exclusivas que venden marcas de lujo y ofrecen algunos sombreros de la colección entre sus productos. Eso es algo muy beneficioso porque deja la marca en muy buena posición y sube de nivel.

¿Cuál es el punto de venta más sorprendente?

La tienda del Hotel Ritz de París. Fueron ellos quienes nos contactaron y en un primer momento fue una colaboración de tres meses y ahora mismo nos han renovado porque nuestros sombreros les funcionan muy bien entre los clientes del hotel.

Menos tocados florales y más sombreros. ¿A qué se debe que te hayas centrado en exclusiva a este complemento?

Supongo que es una transición natural. Poco a poco, me he dado cuenta que me gusta más experimentar con los sombreros con formas XL y jugar con materiales como la madera como un modelo en edición limitada con estampado floral de William Morris.

En paralelo a los sombreros, siempre elaboras una línea de ropa de siluetas fluidas y tejidos orgánicos que mantiene esa esencia romántica e intimista que caracterizan tus diseños…

Sí, se ha notado un cambio en el diseño de la ropa y esta transición ha ido en consonancia también a mis años de experiencia. Ahora me veo más yo en estos diseños con menos detalles naíf y siluetas más minimalistas con tejidos y estampados que reflejan como soy yo como diseñadora. La idea es que las próximas colecciones también expresen este cambio de estilo.

Ahora me veo más yo en mis nuevos diseños”

¿Qué me puedes adelantar de la próxima colección?

Mantengo este espíritu más minimal en el diseño de ropa sin abandonar los estampados y en cuanto a sombreros seguiré apostando por la paja y la madera como principales materiales que utilizaré porque expresan el origen y las raíces. También es cierto que estamos en una ciudad –Barcelona- con un clima muy templado y esto me da juego para hacer colecciones que pueden aguantar muy bien el cambio de estaciones. Lo que te puedo decir es que habrá mezcla de tejidos, de materiales… ¡Tengo muchas ganas de seguir experimentado!

¿El turbante que llevas es tuyo?

Sí, es un modelo único y es una pieza que hice fruto de una colaboración.

¿Incluirás este complemento en la nueva colección?

Sí porque está levantando pasiones y es un complemento muy yo. Casi siempre me verás en turbante.

Y cuando no vas en turbante, ¿qué sombrero no te quitas?

El canotier por su gran versatilidad y cuando viajo me llevo un sombrero de inspiración asiática con largas cintas negras para taparme del sol. Ese modelo roba más de una mirada…

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.