Eventos

Steampunk: futuro con nostalgia del pasado

Elisabet Roselló es historiadora y gestora cultural. Una de las máximas exponentes de la corriente Steampunk
Elisabet Roselló es historiadora y gestora cultural. Una de las máximas exponentes de la corriente Steampunk

Historiadora, gestora y coolhunter cultural, de día. Bailarina, diseñadora amateur y devoradora de ciencia ficción, de noche. Elisabet Roselló es una profesional dedicada en cuerpo y alma a una de sus pasiones: el estudio y la divulgación de los retrofuturismos, especialmente del Steampunk, un movimiento que en los últimos años ha contagiado la mayoría de artes plásticas gracias a su espíritu utópico y aventurero. Con un marcado trasfondo de crítica social, esta corriente dibuja un futuro idealizado, basado en la Segunda Revolución Industrial, que en realidad nunca existió. Un mundo alternativo lleno de engranajes, manivelas y algo de óxido que gana nuevos adeptos en un panorama actual dominado por el pesimismo y la decadencia.

Actualmente España tiene una de las comunidades más numerosas de Steampunk de Europa por detrás del Reino Unido, Alemania y Francia. Muestra de este interés es la creación de la primera Semana Retrofuturista en Barcelona, una cita anual de ámbito divulgativo que muestra cómo influyen estas corrientes en la actualidad. Ahí es donde Elisabet Roselló, experta en la materia, entra en acción…

Ilustración Steampunk de Ángel Benito Gastañaga
Ilustración Steampunk de Ángel Benito Gastañaga

Un futuro alternativo inspirado en la Segunda Revolución Industrial. ¿Cuándo nace el Steampunk?

El Steampunk nació de la literatura de ciencia ficción en los años 80 del siglo del pasado cuando se extendía una corriente negativa y pésima de la sociedad. En esta época se empezó a hablar de las grandes corporaciones tecnológicas, de los transgénicos, del inicio de la inteligencia artificial, de la obsolescencia programada y de una tecnología en general, fría poco ética. ¿Os suena esto en el contexto actual? El Steampunk surgió como una corriente crítica para contrarrestar esta revolución tecnológica. Ahora vivimos un momento parecido y por esto hay un resurgimiento de este movimiento.

Un futuro luminoso para un presente cenizo…

Efectivamente. No es casualidad que en una época de incerteza económica nos sintamos seducidos por futuros alternativos e idealicemos alternativas imaginarias basadas en otras épocas pasadas. En el Steampunk hay que preguntarse: ¿cómo se hubieran imaginado el futuro nuestros antepasados de hace 150 años?

Diseño del ruso Mikhail Smolyanov
Diseño del ruso Mikhail Smolyanov

Enumérame algunas características para reconocer el movimiento…

El Steampunk se inspira en una visión nostálgica del siglo XIX en plena Segunda Revolución Industrial. Una época de bonanza, donde se idealiza la ciencia, la tecnología del vapor y los inventos de Watt o Edison. En esta corriente, el hombre está por encima de las máquinas. También es la época de los grandes exploradores, de la literatura de ciencia ficción –Verne o Wells- y existe un afán hacía la aventura y los nuevos descubrimientos. Estéticamente en el Steampunk hay vapor, se ve el engranaje de las máquinas y la ropa se inspira en la época victoriana.

¿Cómo se palpa en las distintas artes? Ponme algunos ejemplos.

El Steampunk se ha popularizado en todas las artes. Mmmm en cine por ejemplo. ‘Wild Wild West’ i ‘Skycapitan y el mundo del mañana’ siguen la estética y la filosofía, en ‘La invención de Hugo’ también hay signos del movimiento… En ilustración, tenemos artistas como Ángel Benito Gastañaga o Teo Perea. En moda, Bibian Blue y Maya Hansen tienen colecciones inspiradas con corsets de piel desestructurados, engranajes, complementos que siguen el estilo o Hussein Chalayan que ha diseñado varias colecciones con elementos retrofuturistas antiguos.

Veo que conecta muy bien.

El Steampunk va ligado a la tendencia del Do it Yourself, los valores de la artesanía y el reciclaje. Es mejor crear algo nuevo a partir de elementos viejos, el hecho de personalizar un gadget o un artilugio, el de construirlo o diseñarlo uno mismo. Se trata de convertir cada objeto en una obra de arte y acercar la tecnología a las personas.

Modelos posando en la Semana Retrofuturista en Barcelona. Foto: Fran Berbel
Modelos posando en la Semana Retrofuturista en Barcelona. Foto: Fran Berbel

Una alternativa a la producción en masa de productos homogéneos…

Totalmente. Aunque sea algo estético la gente ‘se tunea’ objetos, ropa, mobiliario urbano… para personalizarlo a su gusto según esta corriente. También hay mucho interés por recrear a personajes imposibles relacionados con la aventura: piratas, exploradores, inventores visionarios etc.

¡La tribu steampunks!

Hay muchos aficionados a vestir Steampunk. Se visten para ocasiones puntuales y recrean la época. Los verás con vestidos de estilo victoriano, con artilugios que recrean la época, corsés de cuero, botas y colores tierra que recrean el óxido.

Apasionados, que no frikis…

No somos freaks. Aquí tenemos la manía de decirlo de forma despectiva a cualquier que se sale un poco de la norma. Vestir Steampunk no es tan raro y no ofende a nadie. Además cualquier persona tiene sus particularidades: el que colecciona sellos, mariposas… Yo prefiero que nos llamen geeks: apasionados por los gadgets. Nostálgicos futuristas, maravillados por la ciencia y la tecnología…

Neverwas Haul Project. Foto: Burning Man by Scott London
Neverwas Haul Project. Foto: Burning Man by Scott London

Nostalgia a un futuro idealizado inspirado en el pasado… ¿Te has equivocado de época?

A veces lo pienso… -se ríe-. Objetivamente como historiadora puedo ver que todas las épocas han tenido sus luces y sombras.

¿Pero si pudieras escoger? Tienes la máquina del tiempo a tu disposición…

Viviría en la prehistoria, en el neolítico.

¡¿Cómo?! Si apenas había tecnología ni ciencia!

¡Sí que había! Empezaron a perfeccionar las herramientas, el descubrimiento de los metales… Todo es idealizar. Seguro que dentro de medio siglo veremos la primera década del siglo XXI como una época gloriosa, llena de avances. A lo mejor también tenemos que aprender a ver las cosas buenas que pasan en la actualidad. Si siempre hay nostalgia del pasado uno nunca vive el presente.

Elisabet Roselló es la comisaria de la exposición 'Steampunk: futuros y alternativas decimonónicas' en el MIBA
Elisabet Roselló es la comisaria de la exposición ‘Steampunk: futuros y alternativas decimonónicas’ en el MIBA

Periodista de moda y tendencias. Desnudo al que viste.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.