Eventos

Generación Blog: ¿oportunidad de negocio o moda pasajera?

Bloggers del 'II Blogger Meeting' The Brandery. Por orden: Aida Domenech (Dulceida), Dave Vuitton (Chipless Fashion), Prisicila Betancourt (My Showroom), Maria Almenar (Tendencias al dente) y José Cabral (El sastre de Lisboa)
Bloggers en el ‘II Blogger Meeting’ The Brandery. Por orden: Aida Domenech (Dulceida), Dave Vuitton (Chipless Fashion), Prisicila Betancourt (My Showroom), Maria Almenar (Tendencias al dente) y José Cabral (El sastre de Lisboa). Foto: Priscila Betancourt

Cada segundo se crea un blog en el mundo. 125 millones en total, según el último recuento. Tic, tac, tic, tac. Aparecen cuatro bitácoras más, la mitad se dedican a la moda y muy pocos llegan a convertirse en negocios lucrativos. En España, el fenómeno ha llegado con retraso. Los bloggers existen desde 1994 según el periodista Justin Hall –uno de los pioneros en esta carrera tecnológica- aunque crecen a pasos agigantados. Actualmente existen más de 3 millones y continúan en alza. No es de extrañar que el diario The Wall Street Journal los considere como el quinto poder, una evolución de la prensa tradicional.

 

Los bloggers son prescriptores de la moda 2.0

 

Antes las tendencias las marcaban las grandes firmas, los diseñadores de culto y los editores de las revistas más prestigiosas como Anna Wintour de Vogue (aún tiene mucha influencia). Ahora la nueva modalidad es seguir lo que proponen los blogs o los webs de moda. En general, hablamos de páginas sencillas y muy visuales, hechas por mujeres jóvenes apasionadas por la moda y los estilismos. Encuentran en sus armarios -repletos en su mayoría por firmas low-cost-, una fuente de creatividad que quieren compartir entre sus fieles seguidores. Esos bloggers buscan imponer la moda -o su visión particular del sector- desde un lugar cercano a la gente y es en la calle donde se crean los nuevos estilos, no en las pasarelas. Un fenómeno que está revolucionando el mundo de la moda y que convierte a personas anónimas en celebridades online

La experiencia de algunos bloggers populares

El estilista Fermín, con la blogger Cristina Morales. Aida Domenech con José de Cabral. Por último Priscila Betancourt.
El estilista Fermín, con la blogger Cristina Morales (La Petite Nymphéa). Aida Domenech con José de Cabral. Por último Priscila Betancourt. Foto: The Brandery

Aida Domenech de ‘Dulceida’ es una de las bloggers españolas con más feligreses. Sus estilismos gustan e inspiran. “Todo empezó hace tres años como un hobby. Quería tener un espacio personal para mostrar todo lo que me gusta. No tenía demasiadas pretensiones” comenta esta joven barcelonesa  en un encuentro de bloggers organizado por The Brandery. Aida es actualmente estilista pero confiesa que le gustaría ser actriz. De momento el blog es un buen escaparate para promocionarse. –Quizás su bitácora haya llegado a oídos de Bigas Luna-. Según Priscila, deMy Showroom “lo importante es tener tiempo libre para expresar lo que te apasiona”. Ella tiene un perfil similar al de Aida. Las dos son egobloggers, una modalidad de blog de moda centrado en la estética de los estilismos que crean sus protagonistas para cada ocasión de manera que retratan su vida a través de la ropa. Un caso más curioso es el de José Cabral. Abandonó el mundo de las finanzas para fundar ‘El Sastre de Lisboa’. “Mi vida dio un giro en 2008. Dejé mi puesto de siempre en un conocido banco portugués para hacer algo diferente”. Cuatro años más tarde, José se gana la vida como colaborador habitual en varios medios. Le apasiona la moda pero no se considera un fashionista. “Soy una persona con estímulos estéticos que escribe sobre sentimientos, no marcas” asegura.

El nuevo canal de comunicación de las grandes firmas

 

José Cabral, Dave Vuitton y el periodista Jesús María Montes Fernández.
José Cabral, Dave Vuitton y el periodista Jesús María Montes Fernández. Foto: The Brandery

Con la proliferación de los blogs de moda, las grandes marcas de ropa, cosmética y complementos han visto un nuevo mercado dónde explotar sus productos. Muchas firmas consideran los bloggers como líderes de opinión, un sitio que antes ocupaban exclusivamente periodistas, diseñadores y estilistas. Por eso los invitan a eventos, los atiborran de regalos y en algún caso, les financian el espacio personal. En este sentido no es de extrañar que cada vez haya más bloggers que viven de lo que publican: hacen negocio con su espacio personal. Priscila de ‘MyShowroom’ asegura que “en los blogs hemos roto barreras acercando las marcas al público. Nos hemos convertido en un nuevo canal de financiación”. Aunque existen matices. Dave Vuitton de Chipless Fashion asegura “que no pondría nada que no me gustara por mucha marca que haya detrás. Soy fiel a mis gustos”, una opinión que Priscila también comparte. Más contundente resulta José de ‘El sastre de Lisboa’ que espeta que “un blog no se puede convertir en un prostíbulo para las marcas”. En ese sentido añade “que hacemos nuestros juicios y sacamos las conclusiones que creemos oportunas”.

En España el perfil blogger continúa siendo un puesto no profesionalizado y los nuevos empresarios de este sector aún se contabilizan en cuentagotas. ¿Se avecinan cambios? Quizás. Si se pone la vista atrás y se analiza este fenómeno que ha crecido exponencialmente en el siglo XXI es muy probable que pronto se vuelvan las tornas. El tiempo dirá si se trata de una moda pasajera o de una nueva oportunidad de negocio.

Panorámica de los bloggers presentes en el "II Blogger Meeting" de la feria The Brandery.
Panorámica de los bloggers presentes en el “II Blogger Meeting” de la feria The Brandery

 ———————————————————————-

Artículo inspirado en algunos de los temas que se comentaron en el ‘II Blogger Meeting’ celebrado en The Brandery, edición invierno 2012. Todas las citas de los participantes se han extraído de la tertulia. 

Todas las fotos del post en el álbum del facebook.


Periodista de moda y tendencias. Desnudo al que viste.

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (2)