Recomendados, Shopping, Viajes

El lado más inusual de Florencia

Nadie duda de la capacidad comercial de Florencia y su impecable status como una de las capitales del diseño italiano. Es el centro neurálgico de firmas como Gucci, Salvatore Ferragamo y Roberto Cavalli, y en la histórica Via dei Tronabuoni se hallan las tiendas más exclusivas de la capital Toscana. Florencia es también el paraíso de los artesanos que trabajan el oficio en sus talleres domésticos convertidos en espacios pluridisciplinares. Anticuarios, restauradores, peleteros, orfebres… todos ellos se hallan entre los bellos palazzos en medio del río de callejuelas que desembocan a las vías más explotadas por el turismo.

Esta Florencia más underground es la que realmente me interesa y es precisamente paseando por las pequeñas tiendas del Casco Antiguo, alejada de los monumentos Instagrameables, las riñoneras y los palos de selfie, di por casualidad con la guía ‘Unusual Florence, dedicada a los establecimientos más genuinos de la ciudad. Boutiques, galerías, librerías, centros de exhibición o bodegas que se desmarcan del circuito convencional.

Más allá de esta valiosa pauta, os recomiendo otros establecimientos de visita (casi) obligada que cuentan con productos 100% toscanos:

1. Boutique Nadine

Vale la pena entrar a las dos tiendas Boutique Nadine de Irene Zarrilli para darse cuenta del increíble buen gusto que tiene su propietaria. Son boutiques eclécticas con ropa y accesorios de jóvenes diseñadores italianos que se complementan con artículos vintage muy bien seleccionados. Una de las tiendas está situada al lado del Ponte Vecchio y mezcla a la perfección prendas de época de firmas consagradas como Chanel, Dior, Hermès o Céline con otras de talentos emergentes en una puesta en escena muy genuina. Allí fue donde encontré un vestido verde de seda de Alberta Florence, creado por la diseñadora florentina Giulia Mondolfi. Una prenda exclusiva sin más copias. “1 único vestido, 1 sola talla”, rezaba su etiqueta.

2. Angela Caputi

Es curioso. Conocí la original bisutería de Angela Caputi en una pequeña tienda de Burdeos y me enamoré al instante de sus impactantes diseños. Casi no recordaba su nombre, cuando me topé con su tienda en el centro de Florencia y decidí entrar para conocer de más cerca a la reina italiana de las joyas de resina en colores vibrantes y mezclas imposibles. Angela Caputi es una institución del diseño en Italia y se ha dado a conocer a nivel internacional gracias a este universo peculiar que ha creado a través de las formas, las geometrías y el color sin límites. Joyas que imprimen carácter a golpe de vista.

3. Efg Guanti Firenze

Quien me conozca sabrá que en invierno siempre voy con mitones, a menos que haga un frío espantoso que me obligue a taparme los dedos de las manos. Simplemente, me apasionan. Encontré la pequeña tienda Efg Guanti Firenze, especializada en guantes de piel masculinos y femeninos, en uno de mis paseos vespertinos y el escaparate me gustó sin más: poco producto con modelos refinados que se alejan de lo convencional. Y allí, entre algunos diseños de inspiración bondage y otros modelos con exquisitos detalles artesanales, vi los que serían mis nuevos mitones de punto y piel. De tacto suave, versátiles y con ese punto rock que buscaba. ¡Los estrené de inmediato!

4. Farmacia di Santa Maria Novella

Dejamos la ropa y los complementos para dedicarnos al efímero reino de los olores para conocer la Officina Profumo-Farmaceutica di Santa Maria Novella. Es una de las farmacias más antiguas del mundo y su historia empieza a principios del siglo XIII, con la llegada de los frailes dominicos que cultivaban en sus huertos, hierbas que eran la base de medicamentos, bálsamos y pomadas para la enfermería del convento. A lo largo de los siglos, el negocio derivó en la perfumería. Hasta la misma Caterina de Medici tenía su propia fragancia elaborada en esta farmacia Fiorentina. De visita obligatoria es acceder al interior para contemplar la arquitectura y los frescos que aún se conservan. Y como no, si te gusta la perfumería de autor, embriágate de las aguas de colonia de Santa Maria Novella. La mía es la fragancia floral ‘Angeli di Firenze’ con esencia de jazmín, rosa y gardenia.

5. Obsequium

De la vista y el olfato pasamos al gusto. Los seguidores de este blog ya habréis comprobado que me gusta comer y hacerlo bien. En Florencia, existen abundantes espacios gourmet que ofrecen delicatessen locales de la tierra como el aceite de oliva virgen extra, los quesos típicos como el pecorino, los embutidos, las salsas de trufa… Yo os recomiendo la Enoteca Obsequium por varias razones: el producto es muy bueno, sus propietarios son amables sin ser absorbentes, el ambiente es desenfadado y los vinos toscanos son una delicia al alcance de todos los bolsillos. Vale la pena obsequiar el paladar con estas joyas comestibles.

Escribe un comentario