Foodie, Gastronomía, Lifestyle

Snow Club Gourmet

¿Te gusta esquiar? ¿Eres de paladar fino? Si te gustan ambas cosas, ¿por qué no saborearlas a la vez a 2.000 metros de altitud? Mejor dicho, una detrás de otra no te vaya a coger una indigestión. Grandvalira mejora su experiencia gastronómica, ya de por sí con una oferta de restauración bien cuidada, a través de comidas tematizadas en formato efímero, donde los clientes pueden conocer de primera mano los maestros de los fogones que cocinan para ellos sus especialidades con productos de proximidad.

Esta es la esencia para entender Snow Club Gourmet, una iniciativa premium que se ofrece en Soldeu-El Tarter que afronta su segunda edición con nuevos retos, después de una primera fase de experimentación. “Nuestro cliente pone en valor la gastronomía y nos sentimos al frente de un proyecto innovador, único en la Península”, declara Xavi Solé, el chef de la estación andorrana que se encarga de gestionar el proyecto, así como de la revisión de la oferta culinaria de los 30 puntos de restauración de la estación.

Este club gastronómico de alta montaña cuenta con el apoyo de 28 marcas con amplio reconocimiento en el sector como Cavas Torelló, Espinaler o Neuvic y ofrecen experiencias culinarias únicas a los comensales ya sean desayunos, comidas o cenas. “Los propietarios de las marcas son también partícipes porque vienen a explicar en directo el producto junto a su equipo y hacen una demostración para todos los socios”, explica Solé. Un show cooking con profesionales del sector al servicio de los clientes de Grandvalira más sibaritas.

Snow Club Gourmet son píldoras gastronómicas donde los chefs y su equipo cocinan para ti en un menú tematizado.

Los eventos Snow Club Gourmet se organizan cada 15 días para un grupo reducido de comensales con experiencias tematizadas en un tipo de cocina, en una técnica de un chef o inspiradas en un establecimiento. En mi caso, asistí a mitades de enero a Soldeu-El Tarter para saborear una de sus experiencias, donde la cocina italiana era el hilo conductor de la velada.

Una auténtica trattoria italiana en el Pirineo catalán

Esta cena made in Italy contó con los productos exclusivos de Garda y las talentosas manos del chef Fabio Morisi y Carmelo Tórnillo que idearon un menú degustación imaginativo y variado porque condensaba todos los ingredientes, platos y sabores más característicos del país mediterráneo servidos de forma original. Desde aperitivos con prosecco, antipasti como degustaciones de parmesano y gorgonzola, carpaccio de bresaola, focaccia, alcachofas con burrata y una selección de pastas con mantequilla, trufa o crema de piquillos. Para los amantes de los quesos había un gran repertorio para elegir más allá de los entrantes con sabores a Whisky, pimienta o castaña y maridados con una deliciosa grappa. De postre se ofreció una crema zabaione al Marsala y un rico panettone. Para maridar los manjares, seguí los consejos del experto sommelier Michele Schirato que nos ofreció caldos exclusivos de la región que complementaban la oferta de esta cocina atractiva, generosa y familiar. Sin duda, una experiencia revolucionaria que une de forma sorprendente el binomio gastronomía y nieve en un entorno muy próximo.

Escribe un comentario