Creadores, Cultura

Salvatore Ferragamo: ‘1927, el regreso a Italia’

Durante mi estancia en Florencia, a principios de 2018, hubo dos sitios de peregrinaje que deseaba visitar, más allá del circuito renacentista. Uno estaba en construcción: el espacio Gucci Garden dentro del histórico Palazzo della Mercanzia, que acoge el Museo Gucci. Un nuevo templo donde el arte, la moda y la gastronomía convergen entre sí, y mantienen la esencia del actual director creativo, Alessandro Michele. El otro, era el Museo Salvatore Ferragamo, que acogía esta vez una exposición en homenaje al 90 aniversario del regreso del maestro zapatero a Italia, después de triunfar en Hollywood. Un viaje de vuelta que marcaba el inicio del legado de una de las marcas más veteranas del diseño made in Italy.

Italia-Estados Unidos

El hilo argumentativo de la exposición es precisamente este viaje de ida y de vuelta. Como del aprendiz con espíritu emprendedor surge el genio, que retorna triunfante a sus orígenes para fundar un imperio que cultivarán, durante décadas, las generaciones futuras.

Fundada en el año 1914, Salvatore Ferragamo fue el proyecto de un zapatero que vivía en el pueblo de Bonito (en la región de Campania). Abrió su primera tienda con tan solo 12 años y a pesar de la edad, mantenía a seis personas trabajando para él, elaborando zapatos hechos a medida para las mujeres de la zona. Todavía con 17 años, el joven Salvatore quiso aprender más del oficio. Su visión era más amplia y le interesaba adquirir nuevos conocimientos para perfeccionar la técnica: la búsqueda del zapato perfecto. Por eso, en 1915 se marchó a Nápoles y de ahí, navegó a bordo del ‘Stampalia’ en un billete de tercera clase rumbo a los Estados Unidos, donde la industria del calzado había alcanzado unos niveles de progreso que eran impensables entonces en Italia.

“El viaje de vuelta marcó el inicio del legado de Salvatore Ferragamo”

El zapatero de las estrellas Salvatore estuvo doce años en Estados Unidos y aprendió todo lo que había de saber sobre zapatos, tallas y calce. Allí se hizo famoso a través de su tienda en Santa Bárbara, en la costa de California donde reparaba y diseñaba zapatos. Más tarde, en 1923 abrió un espacio mucho más sofisticado en Hollywood, la meca del cine. En aquella época, la industria estaba dando los primeros pasos y Salvatore aprovechó la oportunidad para calzar algunas de las actrices del momento como Greta Garbo, Marlene Dietrich o Bette Davis. Su fama y su prestigio crecían como la espuma alimentados también por los medios de comunicación que estaban en auge (radio y prensa) en un contexto de bonanza económica: los ‘felices años 20’. Salvatore era conocido como “zapatero de las estrellas” y su demanda de zapatos cómodos y sofisticados a la vez, no parecía tener fin. Hallándose en la cumbre del éxito, ¿por qué decidió Salvatore volver a Italia?

Estados Unidos-Italia

En 1927, Salvatore Ferragamo regresó a su país natal, tras vivir el sueño americano. Esta vez fue a bordo del gran transatlántico ‘Roma’ en primera clase. Varios son los motivos que impulsaron su retorno: un modelo de expansión económica que veía su fin, el resurgir de una nueva Italia ya recuperada por la Gran Guerra, la nostalgia de los orígenes… La firma se instaló en Florencia, cuna de las artes y de la destreza artesana, y fue en su tierra natal donde se gestó su faceta más visionaria, convirtiendo la firma en un negocio internacional que aún gestionan los herederos del maestro Ferragamo.

Culto a la estética en los años 20

Acompaña la exposición ‘1927 The Return to Italy’ del comisario Carlo Sisi, varias salas con objetos vinculados con la moda y la belleza, obras de arte de artistas del momento, muestras de artesanía, proyecciones de momentos cotidianos de los jóvenes ociosos… que manifiestan una visión general del arte, la cultura y el culto al cuerpo de la sociedad florentina de la década de 1920. Una época que supuso un segundo renacimiento italiano, en vísperas del régimen autoritario impuesto por el fascismo. Las “sombras” aún estaban por venir…

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.