Gastronomía, Sin categoría, Un plan para 2

Mas Salagros Ecoresort

Las masías catalanas ya no son lo que eran en mi infancia. O al menos los recuerdos que tengo de las experiencias con mis padres: piedra fresca, frío, manteles de cuadros rojos con manchas o quemaduras de cigarro, vino en porrones, polvo, granjas, botijos, herramientas del campo, hojas de pino, lodo incrustado, humo, chimenea, carcajadas alegres y el hechizante olor a carne a la brasa antes de la comida. Es curioso cómo podemos retener en nuestra memoria imágenes, olores y sabores asociados a las palabras.

Al margen de la visión tradicional, actualmente las masías viven un proceso de reconversión en alojamientos rurales de lujo que responden a las nuevas demandas de los consumidores que, estresados de su rutina cotidiana, buscan en el campo y la naturaleza una nueva manera de abrazar la calma para volver a conectar como personas. Encontrar ese codiciado descanso o simplemente desaparecer unos días.

Yo encontré esta desconexión en Mas Salagros EcoResort. El primer alojamiento 100% ecológico en su concepción. ‘Eco’ de verdad porque está comprometido con el medio ambiente, cumple con las políticas de sostenibilidad y todos sus productos que ofrece (desde la comida, la decoración o los materiales de construcción) son de procedencia ecológica. Esta masía de orígenes romanos conocida como Can Sala Gros, está ubicada en Vallromanes, a tan solo 20 minutos de Barcelona y se rodea de los paisajes naturales del parque protegido de la Serralada Litoral donde se pueden hacer excursiones a pie o en bicicleta por los distintos itinerarios que ofrecen como actividades de ocio.

Mas Salagros EcoResort es un alojamiento 100% sostenible”

Del huerto al plato

La gastronomía es sin duda uno de los puntos fuertes de este exclusivo alojamiento. La carta se basa en una oferta de platos mediterráneos elaborados con productos del huerto y de la granja de Mas Salagros. Os imaginaréis entonces que son totalmente ecológicos, frescos y de proximidad ya que se cultivan y se producen a diario.

Entre las distintas opciones, destaco sin duda el Restaurante 1497 situado en uno de los edificios principales. En este espacio hay una selecta oferta gastronómica que se complementa con la posibilidad de hacer menú degustación con una selección de platos que cambian cada temporada. En el restaurante también se ofrecen vinos de certificación ecológica que son una delicia para el paladar. Si en este mar de sabrosas posibilidades culinarias no sabéis qué pedir os recomiendo que probéis bocado del steak tartar de ternera ahumado con su cúpula de cristal para conservar el sabor; el pulpo a la brasa con carbón de coco y parmentier; el huevo de corral con crujiente de semillas; la corvina sobre una crema de brócoli con jugo de acelgas; el solomillo con calabaza asada y verduritas; y de postre… el lingote chocolate con frambuesa y crujiente de cereales. ¡Se deshace en la boca! En la copa, no puede faltar un Diorama Pinord Terra Alta garnacha negra y un Rión de Albet i Noya Penedes 2015. ¡Auténtico oro líquido! De todas maneras, te recomiendo que te dejes asesorar por el excepcional equipo gastronómico que atiende profesionalmente sin resultar excesivo.

Un baño termal romano

Hablando de relajantes experiencias, complementé mi visita de fin de semana con un baño termal romano en Aire Ancient Baths. Un espacio integrado dentro del complejo de Mas Salagros que se inspira en los beneficios que la relación con el agua brinda a las personas a nivel físico como mental. Por este motivo, recuperan la antigua tradición del baño griego y romano en un edificio histórico remodelado donde se sitúan los baños que se reparten en varias estancias. En un ambiente oscuro de luz tenue, hay “piscinas” de agua templada, caliente y fría, así como baños de vapor, mil chorros o el baño de sal donde literalmente flotas suspendido en una experiencia que se podría comparar a la sensación de estar dentro del útero de mi madre. O eso dicen… Yo cerré los ojos y me imaginé que exploraba la inmensidad del universo. La experiencia finalizó con un masaje corporal también de sal con excelentes propiedades exfoliantes y regenerativas para la piel. ¡Ahí sí que vi todas las estrellas!

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.