A trip to... Peratallada

Lo dice su eslogan y lo corroboro: Girona me enamora. Pero, más allá de la ciudad y alrededores, hay una comarca que le tengo mucho aprecio por los tesoros naturales que ofrece para todos los gustos: el Baix Empordà.

Siempre que puedo me escapo a veranear al tranquilo pueblo costero de Sant Antoni de Calonge, en plena Costa Brava. Anclado entre Platja d’Aro y Palamós, esta localidad ofrece un tipo de turismo más relajado y familiar para poder disfrutar de la playa y de las múltiples calas de Torre Valentina a otro ritmo sin excesivas masificaciones.

Más allá del mar, el Baix Empordà ofrece pueblos pintorescos con un patrimonio medieval destacable que quedan al margen del turista de chancleta. Por ejemplo, Pals o Peratallada. Este último, me ha fascinado por su autenticidad.

Calles y callejuelas laberínticas de piedra, castillos de cuento, iglesias medievales y una cuidada vegetación que adorna detalladamente cada esquina, balcón o patio. Adoro el violeta de las buganvilias en contraste con el verde musgo y el gris de los muros. Andar por Peratallada es como hacer un breve viaje por la Edad Media en un pueblecito auténtico que me recuerda a las villas de la Toscana.

Vale la pena perderse en Peratallada para descubrir los rincones que nos ofrece este encantador pueblecito ajeno al paso de los siglos. Otro ritmo, otra marcha.

A trip to... PeratalladaA trip to... PeratalladaA trip to... PeratalladaA trip to... PeratalladaA trip to... PeretalladaA trip to... PeratalladaA trip to... PeratalladaA trip to... PeratalladaA trip to... PeratalladaA trip to... PeratalladaA trip to... PeratalladaA trip to... PeratalladaA trip to... PeratalladaA trip to... PeretalladaA trip to... PeratalladaA trip to... PeratalladaA trip to... PeratalladaA trip to... Peratallada

[Street Style]

Camisa: Leon & Harper

Short: Reiko

Canotier: Costa y Soler

Capazo: Kbas

Gafas de sol: The Fab Glasses

Alpargatas: Nösolo Barcelona

A trip to... Peretallada

Agradecimientos:

Fotos: chicken_panic