fashiop7

Prefieres ir de compras o tomar unas cañas con tus amigos? Un dilema algo absurdo pero ilustrativo. Seguramente, el 99% de los hombres escogerían la segunda opción sin miramientos porque es una realidad: el hombre y el shopping son dos imanes con la misma polaridad –aunque hay excepciones-. Eso no quiere decir que no les guste vestir bien, simplemente aborrecen el acto de perderse en una tienda y toda la parafernalia que lo acompaña:  colas, olores y sudores en los probadores –‘el trío lalala’ del fastidio-, el bochorno de ponerse algo ridículo, el beneplácito de su mujer, amante, amiga o hermana, las caras largas de los compañeros del espejo –las otras reses del matadero-, el estruendo musical que provoca urticaria – ¿o eran los ácaros del polvo o las fibras del jersey hortera?-… Ir de tienda en tienda se convierte para muchos hombres en un auténtico polvorín. La mecha para encender al Mr. Hyde que cada uno lleva dentro.

Fashiop para Tendencias al dente

Ante la pregunta del inicio, Eduard Coves y Carlos Solana, impulsores de Fashiop lo tienen claro, clarísimo: se irían a tomar unas cañas, comerse unas tapas o todo a la vez, mientras le explican su proyecto a una periodista de moda. ¡Qué listos! Este nuevo e-commerce parte de una idea revolucionaria: es el primer servicio de personal shopper online exclusivo para hombres. “Una iniciativa antishopping en toda regla”, asegura Eduard. ¿Por qué? Fashiop ofrece una moda personalizada a domicilio escogida por un equipo de expertos que se van de compras por y para cada cliente. Ahorrándole al usuario TIEMPO, quebraderos de cabeza y con la garantía que aquella ropa que le comprarán es de su gusto y estilo. Los disfraces, en Carnaval.

¿Cómo funciona? El procedimiento es sencillo. El usuario se registra en la web y mantiene una entrevista por teléfono o Skype  con uno de los estilistas para que el profesional pueda conocer los gustos, las necesidades, la fisonomía, el presupuesto o los referentes en el vestir de cada cliente. A partir de entonces, el estilista se va de shopping y le muestra en su perfil privado la ropa que ha escogido para él. El cliente puede pedir cambios y una vez aprobada la cesta de compra la recibe en casa a través de una fashiop box personalizada con las prendas seleccionadas y previamente aceptadas. El cliente se las prueba cómodamente en casa y se queda lo que le gusta y le sienta bien. Las prendas que “entran dentro del armario” se pagan, las que no, se devuelven sin costes en todo el procedimiento.

Fashiop para Tendencias al dentefashiop-box-2

Aunque sea un proyecto de moda y resulte a priori contradictorio, Fashiop también promueve el consumo inteligente ya que, más allá de las compras, el equipo de estilistas asesora a cada cliente sobre posibles combinaciones con la ropa nueva y la que ya tienen en casa, le sugieren colores o uniformes para cada ocasión. “Al hombre se le tiene que enseñar más allá del sota, caballo y rey. Nos interesa saber que tiene en el armario para que pueda sacarse el máximo partido”, explica Eduard.

Fashiop se lanzó el pasado agosto en Barcelona y en un par de meses ya cuenta con una cartera de miles de hombres sensibles en el vestir que dejan este trabajo en manos de profesionales. Una original iniciativa fashion que permite que cada hombre pueda disfrutar de su tiempo libre haciendo lo que realmente le gusta. Ya sea tomar unas cañas, pasear al perro, hacer trekking o panching en el sofá.

Fashiop para Tendencias al dente

Agradecimientos:

Fashiop: Eduard Coves, Carlos Solana y Sandra Puerto

Espacio: El Nacional Barcelona